Pequeños lectores, ¿nacen o se hacen?

           Hace algunos años trabajé en el Club de Lectores de una librería sevillana. Mi trabajo consistía básicamente en montar una pequeña feria del libro en distintos centros educativos, y mientras mis compañeros realizaban actividades de animación a la lectura con los alumnos, yo les mostraba y vendía los libros. En esta época, bastante antes de ser madre, aprendí mucho sobre literatura infantil. Me dio tiempo a leer miles de cuentos, a conocer ediciones y editoriales, y sobre todo, a escuchar y observar a cientos de niñas y niños, sin adultos de por medio, y ver como ser relacionan con los libros.

              Y descubrí que antes de los diez años, todos somos grandes lectores, al menos en potencia. A todos nos fascinan los cuentos, las aventuras, las ilustraciones. Nos dejamos enganchar por la imaginación que nos transporta a otras realidades, y nos encanta que nos arrastren a mundos y vidas diferentes. A partir de esa edad, la cosa se complica. Hay quienes siguen devorando libros y disfrutando con ellos, y quienes los sustituyen por otros pasatiempos, desertando de las filas lectoras. El porqué de este cambio tiene, en mi opinión, tres claves: el modelo familiar, las capacidades lectoras individuales, y el descubrimiento de los libros adecuados. Así, y a la inversa, estos tres mismos factores ayudan a construir grandes lectores.

little-girl-in-a-book-illustration-to-fairies-i-have-met

Ilustración de Edmund Dulac

            Cuando hablo del modelo familiar me refiero a que, como en todo lo demás, los padres somos el modelo en que se miran nuestros hijos durante su primera infancia. En una casa donde se lee, donde hay libros al alcance de la mano, donde la lectura forma parte del ocio, los pequeños imitamonos tenderán a leer, trastear con los libros y asociar ocio y lectura. Las visitas a librerías y bibliotecas, los cuentacuentos, la lectura en voz alta, o simplemente compartir una manta y un sofá para leer una tarde lluviosa son actividades que ayudan a crear, fomentar y fortalecer el hábito lector.

              En cuanto a las capacidades lectoras, cada niño es un mundo. En mi opinión, cada niño debería aprender a leer cuando se lo pidiese el cuerpo (o la cabeza), cuando sientan la necesidad de descifrar esos símbolos misteriosos que están por todos sitios. Sin embargo, el sistema escolar impone sus propios ritmos, y es necesario estar atento desde casa, para evitar que este aprendizaje se convierta en algo traumático o desagradable. Las lecturas graduadas a partir de los diez años suelen complicarse bastante en relación a las de la etapa previa, por lo que el desinterés repentino por la lectura puede ser un indicador de que algo va mal, ya que si el niño no entiende o no procesa adecuadamente lo que lee, la lectura deja de ser un placer y se convierte en otra pesada obligación más, o incluso en una pequeña tortura. Trastornos cognitivos o del aprendizaje, como el déficit de atención o la dislexia inciden negativamente sobre la capacidad lectora, pero el trabajo de las comprensión escrita suele mejorar significativamente el rendimiento académico de niños con este problema.

            Finalmente, encontrar los libros adecuados es la otra gran clave de la pasión lectora (y quizás la más difícil), pues el final de un buen libro siempre pide empezar otro. Para ello, quizás lo mejor sea dejar al alcance de su mano cantidad y variedad de libros, dejarles explorar estanterías, bibliotecas, librerías. Con libros acordes a su edad, a su grado de desarrollo… o no necesariamente, pues siempre podemos estar ahí nosotros para ayudar, resumir, explicar o simplemente, mirar ilustraciones. Sin imponer, sin obligar, dejándoles ser ellos quienes descubran y decidan qué, cómo y cuándo leen, porque quizás las Mujercitas y las aventuras de Los Cinco que a mí me fascinaron a los siete u ocho años puede que no le digan nada a mis enanas.

             Pues hasta aquí mi plan para crear futuras lectoras, y espero que dé resultado, pues a mí los libros me han dado (y me dan, si encuentro algo de tiempo) grandes momentos, alegrías y pasiones, que espero que compartan mis hijas.

Anuncios

7 Respuestas a “Pequeños lectores, ¿nacen o se hacen?

  1. Me encanta leer (o me encantaba) no encuentro el momento para volver a mi afición 😦 una niña de 8 meses tiene la “culpa” pero volveré y volveré con ella también, porque ya le he llevado dos veces a un cuentacuentos y lo que disfrutamos las 2…

  2. Me gusta tu consejo sobre no presionarlos con el tipo de lectura. Yo que soy un poco compulsiva leyendo, tengo que controlarme y dejar que sean ellos los que escojan historias.

  3. Que bueno, María, me gusta tu reflexión. Y me parece muy importante lo que dices sobre aprender a escribir cuando al niñ@ se lo pida el cuerpo. Creo que es fundamental, y que no se está respetando en absoluto en nuestro entorno… que complicado es confiar en que los peques van a pedir aprender a leer… ¡¡Si están rodeados de letras por todas partes!!
    Un beso María!

  4. Totalmente de acuerdo contigo en tu post. En mi caso, mi hijo tiene altas capacidades y aprendió a leer solo con entre los 3 y los 4 años. Cuando se lo fuimos a contar a su maestra de infantil, y a decirle que se aburría en clase, nos contestó que si aprendía a leer se iba a aburrir más. Así, tal cual. Pretendía que le frenásemos.
    Y ahora en primaria, sacan cada semana un libro de la biblioteca del cole, pero tenemos el problema de que la bibliotecaria no les deja sacar libros por nivel de lectura, si no por edad. Como mi hijo tiene 7 años, tiene que sacar libros para niños de 7 años, quiere sacar libros de Tintín y no le dejan. Triste, pero cierto.

  5. Pingback: Pequeños lectores: crear el hábito de lectura en casa | Mundo Pequeñino·

  6. Pingback: PEQUEÑOS LECTORES, ¿NACEN O SE HACEN? | parapalabras·

  7. Pingback: Pequeños lectores: crear el hábito de la lectura en casa | parapalabras·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s