Rincón de lectura: la biblioteca de los peques

Acabo de mudarme. Sí, otra vez. No sé qué número hace esta mudanza ni cuánto tiempo podremos quedarnos en esta casa, cosas de la estabilidad laboral que la Consejería de Educación ofrece a sus empleados. Pero ahora que cada caja se ha vaciado, se ha levantado el polvo del último rincón y yo me he quedado tirada en el sofá, estoy relajada y feliz con mi casa nueva, aunque todavía me falten algunos detalles. Uno de los más importantes es una estantería o similar para el cuarto de la niña, donde poner todos los libros que por ahora se amontonan en la mesita auxiliar del salón, y mientras doy por inaugurada mi primera tarde de vagueo después de una semana de mucho estrés, deambulo por la red en busca de ideas y sugerencias que no sé si seré capaz de hacer reales antes de volver a empaquetarlo todo.

En las webs de Pequeocio y  Decoideas nos ofrecen algunas propuestas originales y relativamente sencillaslibrerias-originales-para-dormitorios-infantiles-2 que podemos hacer nosotros mismos a partir de materiales reciclados u otros fáciles de encontrar en tiendas de bricolaje, que con un poco de imaginación, pintura y un manitas en casa dan unos resultados increíbles.

Por precio, sencillez y tamaño, me gusta la de la foto, hecha con unos especieros de Ikea, que además tiene la ventaja de que permite colocar los libros frontalmente, haciéndole más fácil encontrar lo que busca ahora que todavía no sabe leer. 

Aunque con algo más de presupuesto, espacio y sobre todo, si tuviera la mínima seguridad de quedarme en el mismo sitio durante algo más de tiempo, me gustaría hacer algo como lo que propone Decopeques, un espacio integral donde además de almacenar libros, los niños encuentren un rincón para leer, un refugio donde esconderse…

playoffice-estanteria

Todas estas propuestas se basan en la creación de un espacio diferenciado, donde los libros cobran protagonismo como objeto decorativo a la vez que tienen una función práctica: estar disponibles, accesibles para que los niños los disfruten cómo y cuando quieran (aunque en mi caso, pienso poner un estante un pelín más alto de la cuenta, para esos libros especiales que requieren algo de supervisión). Además, se le puede incorporar una zona de lectura, un asiento cómodo, una alfombra con cojines, un sofá, una cama… con buena iluminación y una decoración que invite a pasar tiempo allí.

Por otra parte, a medida que crecen, se pueden ensayar distintas formas de organizar y ordenar la biblioteca, dejándoles que decidan su propio orden. Esto les ayuda a desarrollar hábitos de orden y cuidado de los libros, pero también los educa como lectores, enseñándoles a identificar géneros, temas y personajes, tres de las categorías de orden que pueden resultarles más interesantes.

Por último, podemos pedirles también que colaboren en el diseño y decoración de su biblioteca, así como realizar juntos pequeñas manualidades relacionadas: marcapáginas, etiquetas para las baldas de la estantería, exlibris… Pequeñas acciones que contribuyen a convertir el libro en un objeto especial, un pequeño tesoro.

Anuncios

3 Respuestas a “Rincón de lectura: la biblioteca de los peques

  1. Pingback: Pequeños lectores: crear el hábito de la lectura en casa | parapalabras·

  2. Pingback: Pequeños lectores: crear el hábito de lectura en casa | Mundo Pequeñino·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s