Bebés lectores: empezando por el principio.

¿Qué sonido hay más agradable para el bebé que la voz de su propia madre? Aunque tu voz se parezca más a la de Shaggy,  el amigo de Scooby Doo, que a la de Adele, seguro que tu hij@ prefiere oírte a ti antes que escuchar un CD de nanas o uno de esos aparatejos que imitan el sonido del útero. Y lo mismo pasa cuando hablas: la voz de mamá es uno de los primeros sonidos a  los que responderá, y desde luego, el primero en merecer una de esas sonrisas por las que vale la pena el embarazo, el parto, las noches sin dormir… Entonces, ¿por qué no leerle en voz alta?

Ya sea para memorizar unos apuntes, ejercitar tu pronunciación en otro idioma, para compartir el cuento de un hermano mayor o para que te deje terminar un capítulo de esa novela tan interesantísima que no tienes tiempo de disfrutar como se merece, le encantará escucharte. Así  contado, parece que lo que importa es el lector y no el libro, pero a medida que pasen los meses, el libro como objeto cobrará protagonismo, aportando importantes beneficios para el desarrollo del bebé.

En primer lugar, compartir un libro con un bebé supone regalarle (y regalarnos) un momento feliz, de cariño y comunicación, que contribuye a reforzar los vínculos afectivos y también, a asociar los libros con un estímulo positivo desde el principio, lo que repercute directamente en su interés por la lectura y el libro. 

Poco a poco, la asociación de las palabras con las imágenes favorecerá el desarrollo del lenguaje y le ayudará a construir el mundo a su alrededor. Además, la manipulación de los libros, especialmente el hecho de pasar las páginas, influye sobre sus capacidades motoras y su motricidad.

Por todo ello, el libro sí importa, y a la hora de elegir libros para bebés hay algunos aspectos a tener en cuenta:

  •  Los materiales– Hay que tener en cuenta que el contacto del bebé con lo que le rodea, libros incluidos, es un juego de exploración sensorial: mirar, tocar, chupar, coger, lanzar, manipular. Por eso, el material del que está hecho un libro es fundamental. Al principio, son más adecuados los libros de tela y plástico, más fáciles de manejar, agradables al tacto y seguros paran el bebé. Más adelante, son ideales los libros con páginas de cartón duro y bordes redondeados, resistentes y con hojas gruesas más fáciles de pasar.hoban
  • Las ilustraciones– Los bebés muy pequeños ven mejor a una distancia aproximada de 30 cm, por lo que prefieren ilustraciones grandes, con poco detalle y mucho contraste, en colores vivos o blanco y negro.
  • El formato– Libros troquelados, con texturas, con solapas, desplegables, sonidos, muñecos e incluso realidad aumentada. Estos extras hacen los libros aún más atractivos, especialmente cuando ellos mismos los pueden manejar.
  • Cu-Cu-Bebe-Peek-A-Baby-9781416979388El tema– La imaginación todavía no se ha desarrollado y el mundo entero está por descubrir. Las acciones y objetos de la vida cotidiana son los temas más atractivos, junto con los animales y, sobre todo, los bebés ¿Has visto cómo mira a otros niños y qué relación tan especial mantiene con ese bebé que vive en tus espejos? Pues lo mismo ocurre con los protagonistas de los cuentos, que además pueden ayudarle a descubrir las actividades e interacciones del día a día y los límites de ese cuerpo que está aprendiendo a manejar.
  • El texto– Evidentemente, es lo que menos importa: pueden ser totalmente mudos o inventar una historia a medida que pasas las hojas, describir las ilustraciones, etc. Pero en general, los bebés prefieren el ritmo al relato, lo musical; las rimas, por su efecto calmante, y las repeticiones por lo que tienen de previsible.

 Libros para bebés: algunas propuestas

  • Mamá y yo (Editorial Combel)- Libro de tela con solapas que muestra la relación de distintos cachorritos con sus madres.
  • ¡Cu-cú! ¡Tras!– La colección Bebé Inteligente de la Editorial Susaeta ofrece varias propuestas secuenciadas por edades desde los cero a los 24 meses. Este título propone un libro troquelado de cartón y gomaespuma para jugar al ¡Cu-cu! ¡Tras! con el protagonista, una de las diversiones preferidas de los bebés.
  • Libros para la bañera– Los libros de plástico para jugar en el agua son todo un clásico.  Hay infinidad de formas y temáticas, aunque suelen tener en común los colores brillantes y los dibujos sencillos. Como suelen ir directos a la boca, apostamos por los libros sin PVC de la Editorial Susaeta, como estos o estos.
  • Violín– La colección “De la cuna a la luna” (Antonio Rubio y Óscar Villán)de la editorial Kalandraka propone sencillos libros con rimas e ilustraciones grandes y simples para los más pequeños, con clásicos como Luna o Cinco. En Violín, los protagonistas son los instrumentos musicales y sus sonidos.
  • Colección “Toca, Toca” (Combel)– Libros de cartón con texturas y coloridas y brillantes ilustraciones de Fiona Land. Para los más pequeños, el Libro Poema, el Libro Juego, o ¡Cuac, cuac!, el primer libro que compré para Lagartija y que ahora ella le cuenta  a su hermana.

 Y tú, ¿cual nos recomiendas?

*Puedes encontrar todos estos libros en la web de Casa del Libro.

** La imagen destacada pertenece al cuadro de Virgen con niño leyendo, atribuido a un discípulo de Van Eyck.

 

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Bebés lectores: empezando por el principio.

  1. Pingback: Leemos con Boolino: Busca y encuentra con los bebés | Mundo Pequeñino·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s