¿Qué leen l@s niñ@s cuando todavía no leen? Lecturas hasta los 3 años

Al cumplir el primer año, la bebé que se pasaba el día en tus brazos y se emocionaba pasando las hojas de los libros se habrá convertido en una pequeña independentista, siempre preparada para la acción. Sus chillos y balbuceos se convertirán gradualmente en palabras con sentido que le sirven para atrapar el mundo que la rodea, en frases para explicarlo, en historias con las que dar y construir sentidos. Y en este periodo la lectura les ayuda en su evolución cognitiva en una doble dirección: desarrollando nuevos aprendizajes y consolidando otros ya adquiridos. Pero, ¿cuáles son los mejores libros cuando todavía no se lee?

Cómo leen –

  • olaLeyendo imágenes– Para los pequeños lectores, las ilustraciones son la clave. Pasan de entenderlas como una serie de elementos aislados a leerlas como un todo, incrementando la complejidad del significado. Las ilustraciones deben acompañar a la historia, permitiendo construir significados a partir de las imágenes aunque también es importante que dejen algo de espacio a la imaginación. Ofreciéndoles distintos tipos de ilustraciones se les da la posibilidad de desarrollar el gusto por el arte, y una educación visual más rica. En este sentido, suelo evitar los libros que tienen como protagonistas a los personajes de sus dibujos animados preferidos y variar los estilos cuando saco varios libros de la biblioteca.
  • Uniendo significantes y significados– A partir de los seis meses, los bebés empiezan a asociar imágenes y palabras; señalan las ilustraciones de los libros a la vez que balbucean. Poco a poco empiezan a nombrar lo que ven, incrementando la complejidad de los enunciados hasta pasar de las palabras a las frases sueltas para describir. Además, crece su nivel de abstracción, de manera que se separan del contexto inmediato, imaginando e inventando hasta crear sus propias historias.
  • Disfrutando de las historias sencillas– A medida que evoluciona su comprensión, empiezan a disfrutar cada vez más de las historias y los cuentos, empezando por los de argumento más simple, con repeticiones que les ayuden a comprender su estructura.topo
  • Participando– Hablar sobre lo que ven o lo que escuchan, anticipar acontecimientos, repetir palabras y frases, tocar, levantar solapas, pasar páginas, apretar botones… Utilizar el libro como un juguete, un pretexto para la conversación o una fuente de sorpresas son algunos de los alicientes que hacen que los lectores se involucren en el proceso y no sean meros receptores pasivos.

Qué tipos de libros prefieren-

  • La EscuelaImaginarios: imágenes e ilustraciones sin texto, para mirar, buscar nombrar… Desde el típico libro concebido como un catálogo o un diccionario de imágenes a otros progresivamente más complicados, donde se nos presentan escenas completas para describir y descubrir. En esta línea, la editorial Lóguez nos propone los libros de Peter Knorr  y Doro Göbel, historias en dibujos para descubrir el campo, el circo o las profesiones. Otro libro que nos gusta mucho en casa es La Escuela, de la editorial Schwager & Steinlein (del Lidl, vamos). Se trata de un imaginario “evolutivo”, por definirlo de alguna manera, pues venía en un maletín con un pequeño libro donde se desarrollan algunas de las historias de los protagonistas de las ilustraciones, para leérselas a los peques, y un  libro de actividades, con lo que las posibilidades de lectura se multiplican y evolucionan a medida que lo hacen los lectores. Por ponerle una pega, es bastante machista, porque en cuatro páginas llenitas de personajes, no aparece ni un padre ni un maestro; ningún hombre ocupándose de los niños y niñas, pero el concepto de imaginario+libro de lecturas+ libro de actividades me encanta ¿Me recomendáis algún otro?
  • Álbumes sin palabras– Entre el tipo anterior y los libros narrativos tradicionales hay otros que cuentan una historia tan solo con imágenes, como Flora y el Flamenco, de Molly Idle . Y en una casa de locos del mar como esta no podía faltar La Ola, de Suzy Lee.
  • mi-gran-libro-de-los-animales_9788408126157Libros informativos– Que les acercan diferentes realidades y les prmiten descubrir mundos cada vez más amplios: los colores, los números, los animales, las máquinas… Los animales son nuestros preferidos, protagonistas de la mayoría de títulos de nuestra estantería, pero para saber más de ellos nos encanta Mi gran libro de los animales, un libro para aprender jugando que ofrece varios niveles de lectura. Y para aquellos que empiezan a interesarse por las letras de forma temprana, nada mejor que Letra a letra, de la editorial Combel.
  •  Historias de la vida real- A los niños les encanta encontrar situaciones y personajes fáciles de reconocer e identificarse con ellas: elementos de su mundo, acciones cotidianas y sentimientos que les ayudarán

    a ordenar su pensamiento. Es el caso, por ejemplo, de los libros de Teo,  un clásico de las bibliotecas infantiles que sigue atrayendo a los niños treinta años después,; o la colección de Lulú, de Camilla Reid . Además, pueden ayudarles a afrontar los cambios y desafíos  de esta época, como los miedos, los celos, las rabietas, o a dejar el pañal o el chupete.

  • Libros con rimas, canciones, repeticiones- Que dan pie al juego lingüístico, introducen el ritmo y la musicalidad, y permiten la anticipación. A través de estos libros se pueden introducir otros conceptos, como con Colores, de Leo Lionni y Antonio Rubio (Kalandraka). 
  • Formatos variados– Los libros resistentes y con cantos redondeados son los mejores para que ellos los manejen solos. Además les encantarán todos los que tengan recursos para jugar: solapas, desplegables, muñecos que se mueven por el libro, botones para apretar, sonidos … Una propuesta muy original en cuanto al formato es Si yo fuera un león, de Isabel Pin,o los libros-pizarra de la Editorial Titiris, como Dibuja a la bruja.
  • Narración sencilla: Un argumento sencillo les ayuda a entender la historia e interesarse por ella. Las repeticiones de contenidos y estructura hacen más sencillo seguir la historia, les permiten anticipar y ordenar los acontecimientos, como ocurre con El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza o con Adivina cuanto te quiero, dos verdaderos imprescindibles. Las sorpresas finales son otros de los ingredientes que suelen hacer atractivas sus lecturas, y pocas tan especiales como la que nos trae La pequeña oruga glotona.

la-pequena-oruga-glotona-cartone_l

E

Anuncios

Una respuesta a “¿Qué leen l@s niñ@s cuando todavía no leen? Lecturas hasta los 3 años

  1. Pingback: Leemos con Boolino: Busca y encuentra con los bebés | Mundo Pequeñino·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s