Probamos Hipp Bio (Un post patrocinado)

¿Te has cruzado por el súper a una loca que menea un carrito de bebé y controla por el rabillo del ojo a una estupenda ayudante de tres años mientras escudriña las etiquetas y comprueba en el móvil todo aquello que no entiende? Pues esa podría ser yo en un momento álgido de multitarea maternal y obsesión por lo que comemos. Y es que sí, lo reconozco, soy un poco loca de las etiquetas: empecé contando calorías y ahora me paso el día descontando aditivos. Por eso cuando vi la propuesta de Hipp Bio y Madresfera no me pude resistir. Consecuencia: aquí estoy, escribiendo este post patrocinado sobre Hipp Bio mientras la beba juega con el vaso donde se ha bebido el último resto de zumo.

probamos Hipp BioPor si a estas alturas alguien no sabe qué es un post patrocinado, simplemente decir que es una entrada escrita para opinar sobre una marca o producto a cambio de un incentivo, que normalmente es el propio producto. En este caso, Hipp Bio a través de Madresfera nos ha enviado una cajita con cuatro de sus productos (un zumo, un tarrito de frutas, otro de arroz con pollo y verduras, y una especie de refresco sin gas) y nos pide que escribamos un post valorando una serie de factores del uno al cinco, así que allá vamos:

1. Naturalidad: “Como hecho en casa”– Pues no, mire usted, como hecho en casa no. Primero por que en casa no solemos comer potitos, ni zumos de manzana y plátano, ni mucho menos beber agua con sabor a nada. En casa comemos comida casera, con los ingredientes más sanos y naturales que podemos permitirnos y en la medida de lo posible, comprando productos locales y de temporada, así que con la peque, que está empezando en esto de la AC, seguimos el mismo patrón aunque me suponga pasarme su medio domingo cocinando y envasando lo que ella va a comer el resto de la semana. Además, para susto y escándalo de mi familia cercana (que a estas alturas, están ya curados de espanto, todo hay que decirlo), soy otra de esas madres modernas que cree que los bebés deben comer lo más parecido al resto de la familia, así que en casa los purés llevan trocitos y suelen acompañarse de un plato de fruta rallada, unos vagos de arroz, cuscús, trocitos de pan con aceite y tomate, una patata estripada… Sin embargo, no voy a negar que los tarritos industriales no sean útiles, y por supuesto, recurrimos a ellos para una urgencia o algunos viajes.

Otra cosa a tener en cuenta es que los ingredientes y la forma de cocinar es ligeramente diferente: nosotros no usamos aceite de colza sino de oliva, las naranjas y las mandarinas están muy presente en los zumos o las papillas de frutas, y no seleccionamos piezas o variedades especialmente dulces, por lo que los sabores varían. Con todo esto no quiero decir que el resultado de los tarritos Hipp Bio no sea bueno o que resulten excesivamente industriales, simplemente es que son diferentes de la forma de comer en mi casa. Por todo esto, la naturalidad la valoramos en torno al tres (ni más ni menos que la que ofrecen la mayoría de tarritos).

2. Sabor y aroma: Huelen y saben que alimentan y 3. Apetitosos: Cómo le gustan a mi bebéEstos dos factores están estrechamente relacionados con lo anterior. Los tarritos y el zumo tienen un sabor pelín diferente a lo que acostumbra a comer la beba, quizás un poco demasiado dulces (nosotros somos más ácidos aquí), y aunque no los ha rechazado, no parece haberle hecho demasiadas fiestas. Como solo tiene siete meses, no ha podido hacer una crítica gastronómica en toda regla, pero para eso hemos recurrido a la opinión de su hermana zampatraga, que ha respondido con un lacónico está bueno, así que igualmente, le pondremos un tres sobre cinco. Sin embargo, y sintiéndolo mucho, la nota baja hasta el uno (y porque no hay cero) cuando hablamos del refresco: Agua natural sin gas con zumo de frutas (el nombre lo dice todo). La catadora en este caso fue la mayor, que al segundo buche vació la botella y la llenó de agua (eso sí, el envase le encantó).Hipp Bio

4. Gama de productos: Tienen todos los productos que necesito para la alimentación de mi bebé– Hipp Bio tiene todos los básicos para la alimentación del bebé: leche, cereales, zumos, tarritos, y hasta platos enteros para los más mayores. Quizás tienen poca variedad de sabores, pero como solo recurrimos a este tipo de alimento en ocasiones, nos resulta más que suficiente. Así, valoramos la gama de productos con un cuatro sobre cinco.

5. Confianza en la marca– Hipp Bio es una compañía con una interesante historia y una filosofía de empresa que me ha encantado. Su sistema de producción responsable, sostenible y de calidad es un verdadero valor añadido a la hora de decantarse por sus productos frente a otros de características similares. Además, los productos que ostentan los sellos de bio, orgánico o ecológico están especialmente garantizados por los controles de la Unión Europea. Por todo ello, valoramos la confianza que nos ofrece la marca con un cuatro sobre cinco (porque confiar confiar, lo que se dice confiar, yo solo confío en mi madre 😉 ).

En conclusión, Hipp Bio tiene en para nosotros la misma calidad, naturalidad y sabor que otros productos similares, pero con el añadido de que su producción es lo más respetuosa posible con el medio ambiente y eso debería ser uno de los aspectos que pesasen realmente en nuestras decisiones de compra, pues nuestros hábitos de consumo influyen -y mucho- en el mundo en que vivimos, en el que queremos vivir y en el que vamos a dejar a nuestros hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s