Redescubriendo el Camping de Doñana

Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Pues sí, es que soy muy refranera, pero es verdad: nunca he viajado menos que en los dos años que llevo escribiendo de viajes. Enniñada o desniñada, al final siempre pasa algo, algún imprevisto, que me deja en tierra o me obliga a volver a casa. Y ahí estaba yo, feliz de la vida redescubriendo el Cámping de Doñana y estrenando la furgoneta que mi señor esposo se ha currado, cuando la peque-peque se puso malita y terminamos el puente antes de empezar.Sin embargo, me pierde mi parte racional, así que conjuraremos el mal si es que lo hay escribiendo de este mismo sitio al que pienso volver muy prontito.

Ya os conté aquí que me vuelve loca la playa y que Mazagón es uno de mis sitios preferidos para disfrutarla. También os hablé de la primera vez que mi madre nos llevó a mi hermana y a mí juntas de camping, y fue precisamente a este Camping de Doñana, a donde seguimos yendo casi todos los años a lo largo de toda mi infancia. Por eso el otro día, pasando por la puerta, empezamos a hablar de lo bien que estaba el sitio, de lo que nos gustaba cuando éramos niñas, de la playa tan estupenda… Así que aunque al principio teníamos otros planes, decidimos darnos la vuelta y quedarnos allí al menos esa noche. Y en cuanto mi peque-mayor y su padre investigaron un poco el sitio volvieron emocionadísimos con la decisión.

Y eso ¿por qué? A mi Lagartija la sedujo inmediatamente el parque infantil -pero ella es una facilona: con unos cuantos columpios a prueba de cafres, donde pueda subirse bien alto, es feliz- y terminó de volverla loca el arenero y la equipación de la piscina infantil, que tiene hasta un barco pirata. La piscina, en general, es espectacular, aunque nos quedamos con las ganas de probarla, porque tuvimos que volvernos antes de que la abriesen. Además, el camping lleva años ofreciendo un completo programa de animación infantil, “La casa de la Guasa”, que se completa con excursiones, cine, etc. Para los adultos, hay distintos equipamientos deportivos, pub, fiestas. En fin, lo que viene siendo un sitio de vacaciones.

Cabañas Camping Doñana

Zona de cabañas

En cuanto al camping, parece que está genial: pinares que dan abundante sombra, con zona para acampada y para autocaravanas y servicios muy completos: con  lavadoras, lava-perros, lava-bebés (cuarto cambiador con bañera, aunque no nos dio ni tiempo a probarlo) y un “baño familiar”, una especie de cuarto de baño completo para entrar con tu niñ@ y hacer la ducha y todo lo demás más sencillo. Además, si lo tuyo no es el camping, este tiene cabañitas de madera  y bungalows completamente equipados. La última vez que fui con mi madre, hace ya bastantes años, nos quedamos en una de estas cabañas,y aunque no estaban mal, si voy de camping, prefiero “ir de camping”, los sacos, la mesita plegable, las linternas… El lote completo, vamos.

He dicho que el camping “parece” que está bien porque todo esto fue el día antes de comenzar el puente de mayo, y como quien dice, la temporada. Había cosas sin estrenar y cosas todavía sin terminar de poner a punto, así que probablemente habrá que esperar a que pasen unas semanas y unos cuantos campistas para ver cómo es realmente. Sin embargo, cuando nos volvimos, en pleno día 1 de mayo,  la cola de la recepción era considerable. Vamos, que aquí la temporada alta es verdaderamente alta.

Playa de La Torre del Loro

Playa de La Torre del Loro

Sin embargo, lo mejor que tiene este camping es la playa. Tiene acceso propio (a pie y en coche para los muy comodones o muy cargados) a la playa de la Torre del Loro , una típica típica playa de Huelva, limpia, larga, de arena rubia y agua templada desde la primavera, con el oleaje justo para que jueguen las niñas y kilómetros para pasear, recoger conchas o hacer castillos. Además, está situado en un punto estratégico para hacer excursiones por la zona, disfrutar de los atractivos que nos ofrece el Parque de Doñana, visitar Moguer, la Rábida, hacer una escapada a Huelva y a su mercado, etc. Eso sí, intenta evitar volver un domingo de verano por la tarde en dirección a Sevilla: la caravana es eterna.

Y hasta aquí puedo leer. Si el destino no se me tuerce otra vez, pretendo volver en un par de semanas para comprobar si está tan bien como lo pinto, y a la vuelta reeditar esta entrada con las fotos propias al caso y todo lo demás que haya que decir. Mientras tanto, cruzo los dedos.

** Edito esta entrada temblando de fiebre en el sofá: no hemos superado la maldición, primero fue la peque-mayor la que cayó y nos hizo volver, y luego su señora madre. Sin embargo, el respiro que nos han dado los virus lo hemos disfrutado de bien. El camping casi casi cumplió lo que prometía, aunque todavía está funcionando a medio gas, por lo que le hacen falta un par de retoques y algo más de limpieza; por ejemplo, los servicios los limpian una vez que han pasado las duchas nocturnas y la marabunta mañanera, con lo que cuando tienes que usarlos no están muy limpios que digamos. Además, el aseo de bebés está roto, pero supongo que lo solucionarán en estos días en los que todo el personal va loco ultimando detalles. Lo que no me ha gustado nada es que en el servicio de hombres no hay cambiador ni ducha familiar, osea que la dirección del camping da por hecho que lo de asear a los niños es cosa de mamá.

La playa, con resaca del Rocio, estaba un poco sucia, pero el agua perfecta. Y la piscina, simplemente increíble.

IMGP9572

Zona infantil de la piscina del camping de Doñana

Anuncios

Una respuesta a “Redescubriendo el Camping de Doñana

  1. Pingback: Sugerencias Viajeras: Septiembre, Bulnes. | Mundo Pequeñino·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s