Sugerencias viajeras: Junio, Évora

Si este verano tienes la suerte de ir a perderte a las playas alentejanas, de darte una vuelta por Extremadura o vas de camino a Lisboa, no puedes perderte Évora. Un destino perfecto además si simplemente buscas una ciudad mágica para pasar un par de días.

Qué ver

Patrimonio de la Humanidad, Évora puede visitarse como un viaje a través de la historia, pues desde los tiempos más remotos hasta ayer, los distintos pueblos que la han habitado han dejado su huella en la ciudad:

  • Crómlech de los Almendros– El Alentejo, igual que Extremadura, conserva un buen número de yacimientos prehistóricos por la relativamente baja explotación del medio, pero sin duda el más interesante de todos es este Cromeleque dos Almendres, el “Stonehenge Ibérico”. Si viajas con Indiana Jones en potencia, por la zona se pueden visitar también varios dólmenes, de los que el más importante es el Anta Grande do Zambujeiro. En la Oficina de Turismo podéis encontrar información detallada para llegar y para entender bien este rincón situado en medio de la dehesa portuguesa. El Crómlech es un buen sitio para pernoctar en furgo o AC y disfrutar de su puesta de sol o, si sois madrugadores, del amanecer.IMGP1485
  • Termas y Templo de Diana- La herencia romana comienza nada más entrar en la parte antigua de la ciudad, con la muralla y el pavimento de sus calles adoquinadas, pero los dos monumentos más impresionantes son las Termas y el Templo de Diana. Las termas pueden visitarse de forma gratuita y las ruinas del Templo son el premio que recibe el viajero después de callejear por las cuestas de la ciudad.
  • La ciudad medieval– Visigodos, árabes y finalmente los cristianos, capitaneados por Giraldo Sin Miedo, fueron ocupando la ciudad a lo largo de la Edad Media. De entonces data la Plaza do Giraldo, que desde el siglo XV se convirtió en el centro de la vida local, y la , la Catedral de Santa María. Lo más bonito de esta catedral gótico-románica seguramente sea el claustro, pero lo que hace su visita más llamativa es la posibilidad de subir a las torres y visitar las cubiertas.
  • La Universidad– En el Renacimiento, Évora se convirtió, junto a Coimbra, en el centro universitario de Portugal de la mano de los Jesuitas, quienes construyeron este edificio donde los azulejos son los protagonistas.
  • Capilla de los Huesos– La Capela de los Ossos, en la iglesia de San Francisco, es uno de los lugares emblemáticos de Évora. Entre lo morboso y lo siniestro, la capilla es un buen ejemplo del espíritu contrarreformista y barroco, pues pretende recordarnos la fugacidad de la vida del modo más gráfico posible, recubriendo las paredes de huesos y calaveras precedidos de un lema de lo más apropiado: “Los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos”. Un sitio curioso.
  • Jardín Público- El parque de Évora acoge también un poquito de su historia, pues además del Palacio del Rey Don Manuel y un montón de pavos reales, alberga también el Jardín de las Ruinas Fingidas, un parque con falsas ruinas construidas a partir de restos de otras épocas encontrados por toda la ciudad, muy del gusto historicista del Romanticismo. Este parque es un espacio ideal para que los niños jueguen, corran y descansen de tanto monumento, especialmente si encuentran abierta la Ludoteca y el Museo del Juguete. Además, es un buen sitio para hacer un piquenique, como dicen los portugueses, con sombra abundante y aparcamiento cerca, y si hay suerte, amenizado por algún concierto u otro de los muchos eventos que tienen lugar en el parque.

evora

Qué hacer-

Además de turismo, Évora ofrece una intensa vida cultural, especialmente estas últimas semanas de junio, cuando se celebra la Feria de São João, por lo que merece la pena mirar la agenda cultural si pasas por allí. Si te interesan los vinos de la zona, la Bodega A Cartuxa tiene una buena oferta enoturística, y además Évora ofrece un entorno natural muy interesante, que puede explorarse a caballo, en bici, o contratando alguna visita por ejemplo, para ver aves.

  • Comprar- Productos tradicionales en cuero, corcho y cuerno, vinos y embutidos, pasteles y quesos son los clásicos del Alentejo, que pueden encontrarse en las tiendas del centro y en el Mercado Municipal. Además, algunos fines de semana hay mercado de artesanía, antigüedades, coleccionismo y curiosidades en la Praça 1º de Maio.
  • Comer– Probablemente O Fialho es el restaurante más famosos de Évora, donde probar la gastronomía típica alentejana, y para merendar con los dulces típicos nada mejor que la Pastalaria Conventual.
  • Dormir– Un sitio para alojarse en Évora a buen precio y disfrutar a la vez del encanto y el espíritu de la ciudad es la Pensión Policarpo. Una preciosa casona señorial del siglo XVII donde no hay dos cuartos iguales, con una encantadora terraza para desayunar disfrutando de las mañanas de verano. Tiene wifi, aparcamiento y es gratis para los menores de cinco (uno por habitación). Pero si prefieres un cinco estrellas, no te pierdas el Convento do Espinheiro.

Y para ir practicando con el portugués, os dejo con una de mis bandas portuguesas preferidas, Clã:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s