El hijo del elefante, un cuento de Kipling

Vaya por delante que hace años que juré amor eterno a Ruyard Kipling. Mi primer contacto con él, como supongo que el de mucha gente, fue con El libro de la selva de Disney, con esas pedazos de canciones que salvan la penosa adaptación del libro. A este llegué por casualidad, buscando literatura infantil y juvenil en inglés, y me enamoró para siempre. No en vano “Había una vez una familia de lobos que vivía en el bosque de Seeonee …” han sido las palabras mágicas que más he pronunciado en los últimos años, el cuento que más y más veces me ha pedido mi peque mayor para dormir. Pero esta historia no va de Mowgli la Rana, sino de un elefantito preguntón que no tenía trompa.

El Elefantito en "El gran libro de los animales"El hijo del elefante o Cómo el elefante consiguió su trompa” forma parte de la colección de relatos Just So Stories, publicada en español como Precisamente así o Los cuentos de así fue, que Kipling escribió para su hija. Se trata de relatos en los que da una explicación fantástica a los rasgos característicos de los animales, como la joroba del camello, las rayas del tigre, o el lenguaje escrito en los humanos. Y entre estas historias, no aptas para darwinistas estrictos pero sí bastante divertidas, está la del elefante.

En este cuento, los elefantes no tenían trompa hasta que un pequeño espécimen muy curioso se empeñó en saber qué comía el cocodrilo a mediodía. El elefantito preguntón siempre recibía coscorrones de su familia a causa de la insistencia de sus preguntas, así que emprendió un largo viaje a través de África para averiguarlo. Y en vez de la respuesta exacta obtuvo algo mucho más importante: una estupenda trompa que le permitía hacer cosas hasta entonces imposibles para él, como por ejemplo defenderse de los golpes de los demás.

Si se le quiere buscar un mensaje, una moraleja, la enseñanza de esta historia podría ser cómo la curiosidad, la necesidad de aprender, aunque a veces sea difícil y dolorosa (que en este caso debió serlo, y mucho, para el pobre elefante) nos convierte en seres completos, más capacitados para enfrentarnos a la vida. Pero no hace falta sacar una conclusión, porque El hijo del elefante, como el resto de cuentos de Just So Stories, vale la pena por sí mismo, por la mezcla de poesía, absurdo y humor que caracteriza al autor; por la inocencia preguntona del elefante y la ternura que transmite, que es imposible no identificar inmediatamente con la batería de porqués a la que los padres y madres nos enfrentamos cada día. En definitiva, por  la mágia con que Kipling envuelve todas sus historias, y especialmente estas, pensadas para sus propios hijos y en las que se suman, como consecuencia, el talento del escritor y el conocimiento del público al que se dirige.

El hijo del elefante o De cómo el elefante consiguió su trompa puede encontrarse con el resto de cuentos de esta colección en Precisamente así, de la Editorial Juventud: una traducción de Marià Manent, reeditada doce veces desde su primera publicación, y en este caso, con ilustraciones de Ángel Domínguez (Premio al Mejor Libro Ilustrado de la Generalitat de Cataluña en 1999). En Akal, con traducción de Lasaletta, hay una versión de bolsillo: Los cuentos de así fue. Además, “El elefantito” es una de las historias que recoge El gran libro de los animales, de la editorial Noguer. Una colección de cuentos de animales de distintas tradiciones y diferentes partes del mundo ilustrados por Kim Amate.

Para echarle un vistazo online, en este enlace es posible leer los cuentos completos de Precisamente así en PDF, y solo el cuento del elefante en esta edición del proyecto argentino Escuelas Bicentenario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s