Pintando con Zorropintor

 

Al principio del otoño, cuando vuelve el cole, la lluvia y el frío, vuelven a circular por las redes sociales post del tipo “las mejores actividades de interior para niñas aburridas ZORROPINTOR_CUBIERTA_CASTy madres desesperadas”. Sin embargo, por estas latitudes, ese período comienza justo ahora, cuando el calor empieza a hacer inviables parque, bicis y pelotas casi hasta la hora de la cena, y las niñas dan vueltas por la casa como el tigre del zoo. Así que solo nos queda armarnos de paciencia, rotuladores y témperas y buscar alguna inspiración que nos ilumine. Pero este año, con Boolino, tenemos un aliado: Zorropintor, de Pato Mena.

Se trata de la historia de un famoso pintor, un zorro, que quería pintar un paisaje, pero había perdido la inspiración. ¿ Alguna vez has sentido algo así?  ¿Las ganas de pintar, de escribir, de cocinar sin saber muy bien qué o cómo que se acaban transformando en mal humor y frustración? Menos mal que este amigo cuenta con un bosque entero para ayudarlo a buscar su camino.

Por qué nos gusta

  • Porque en casa nos gusta bastante el arte, sobre todo la pintura, y Zorropintor trata del proceso creativo desde un punto de vista emocional, cómo el artista llega hasta su trabajo.
  • Porque es un álbum  con unas ilustraciones preciosas que no nos cansamos de ver.
  • Porque cuando Zorropintor llegó a casa, nosotros estábamos de vacaciones, una escapada a Antequera y alrededores en la que hemos disfrutado de los increíbles paisajes de El Torcal, el Chorro o la Laguna de la Fuente de Piedra. De vuelta a casa, nos ha servido para no olvidarnos de estos sitios, para recuperar estos paisajes, hablando de ellos y pintándolos.
  • Por la forma en que trata el tema de la frustación, del mal humor que te limita y no te deja ser productivo, además de por cómo plantea el valor de la comunidad, del grupo, para lograr objetivos comunes y para hacer el mundo un poco mejor.

Qué podemos hacer con él-

Hace ya tiempo que los libros se convirtieron en casa en algo más que el soporte de sus historias; en un instrumento para jugar, crear y conocer el mundo. Con Zorropintor, además de irnos a la cama con una historia, se pueden hacer muchas cosas.

    • Pintar- Imitando al prota, podemos plantar pinturas y caballete (o en su defecto, papel y lápiz)  frente a un paisaje -como el de la imagen destacada-, una foto o una ventana y tratar de reproducir lo que vemos. Así, a lo loco, o con un poco más de técnica. Yo, por esas cosas de las reformas educativas, nunca he tenido educación plástica ni nada similar, pero me encantaría aprender a pintar un poco mejor, así que este verano voy a pedirme Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro, y para las peques, creo que un libro comoel torcal este de Usborne: El manual del joven artista. Además, las criaturas surrealistas que pueblan el bosque de nuestro zorro, dan mucho juego para crear, con pintura de dedos, huellas de pies o manos, materiales reciclados, etc. 
    • Ver cuadros– En directo o desde casa, con posibilidades como las que nos ofrece Google Arts & Culture, o las visitas virtuales de muchos museos. Con Zorropintor, hemos hablado de las diferencias entre cuadros realistas y otras maneras de pintar, que luego hemos estado viendo online. Además, le hemos dado otro repaso a la pintura con una de las últimas adquisiciones de nuestra mini biblio, El museo de arte de Babar.
    • Leer y … Dormir!– Con el cambio de hora, el calor y estas tardes eternas, el momento de irnos a la dormir se nos hace un poco cuesta arriba, así que a veces, después de las correspondientes duchas, cenas, lavado de dientes, cuento y luz apagada, viene la subsiguiente pelea para que las campeonas mundiales de mantenerse despiertas se rindan al sueño, dejando a sus santos padres un ratito feliz de cena y peli. Por eso, he estado probando algunas rutinas de relajación (con un éxito un poco regular, la verdad sea dicha), y cuando nos vamos a la cama con Zorropintor, después del cuento se me ha ocurrido que cierren los ojos y se concentren en recrear mentalmente su paisaje favorito. Olores, colores, sonidos y sensaciones que las llevan al campo o a la playa y poco a poco las ayuda a desconectar del ritmo del día y a ponerse en modo noche.

Pues así, con este libro de Ediciones Jaguar, y gracias a Boolino, estos días antes de que lleguen las vacaciones y nos demos por completo a la vida pirata, se están llenando de color (y de unos dibujos taaan bonitos que amenazan con desbordar por completo nuestro y sus imanes).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s