Para amamantar o alimentar con biberón: Aspectos importantes a considerar

Antes de que nazca el bebé, la mayoría de las madres ya están pensando si van a amamantarlo o a darle el biberón. Esta decisión es una de las decisiones más importantes que una madre puede tomar para la vida de su hijo, ya que determina su única fuente de nutrición durante los primeros dos meses de su vida.

Es una gran responsabilidad para las madres considerar ya que los bebés no pueden tomar esta decisión por sí mismos, las madres necesitan asegurarse de que están haciendo lo mejor para sus bebés. Aunque existen ventajas y desventajas de ambas, la mayoría de las investigaciones indican que la lactancia materna es la opción más saludable para la mayoría de las mujeres y los niños. Estas son algunas de las razones:

Calostro

 

El calostro es la primera leche que su cuerpo produce durante el embarazo y justo después del nacimiento. A menudo se le llama “oro líquido” por su consistencia espesa y su color amarillo, así como por su función nutricional, y también porque es diferente de la leche que se produce regularmente.

El calostro es rico en anticuerpos que los bebés necesitan cuando nacen y también contiene muchos nutrientes esenciales necesarios para fortalecer y construir muchos sistemas corporales. Según “womenshealth.org”, ayuda a los recién nacidos con el crecimiento y la función de su sistema digestivo, además de protegerlos de infecciones y otras enfermedades.

Muchos profesionales médicos también atribuyen el calostro a la reducción del riesgo de síndrome de muerte súbita infantil. Sin embargo, los beneficios de la leche no se detienen en las primeras etapas. A medida que el bebé crece, la leche que nuestro cuerpo produce cambia de acuerdo a sus necesidades. Muchas mujeres han testificado que producen leche más espesa que recuerda al calostro cuando su bebé está enfermo.

La leche madura es más delgada que el calostro y contiene todos los azúcares, grasas y proteínas que los bebés necesitan para su desarrollo. Las investigaciones muestran una reducción significativa en el desarrollo de enfermedades como el asma, la diabetes tipo 2, las infecciones de oído, las infecciones de las vías respiratorias inferiores, por nombrar sólo algunas. Aunque la fórmula tiene muchos componentes similares, es una fórmula que se adapta a todos, a diferencia de la naturaleza única y siempre cambiante de la leche materna.

El costo de la fórmula

 

La mayoría de las fórmulas están hechas con leche de vaca, que es más difícil de digerir para los bebés y les lleva un tiempo acostumbrarse a ella. La leche de vaca es conocida por contener pesticidas y hormonas añadidas, por lo que debe tener en cuenta la importancia de alimentar a su hijo con productos orgánicos al menos durante los primeros meses de vida.

La presencia de leche de vaca puede causar malestar estomacal, cólicos y otros problemas digestivos innecesarios. Otra razón por la que la fórmula puede ser potencialmente dañina para los bebés es la inclusión de OGM que actúan como toxinas en muchos de sus ingredientes. Según “gmoinside.org”, la presencia de OGM en las fórmulas puede ser tóxica y perjudicial para los bebés y sus hígados subdesarrollados.

La doctora Michelle Perro dice que si usted expone a los recién nacidos a ingredientes que dañan el hígado y la función inmunológica, el bebé tiene un mayor riesgo de sufrir efectos adversos. Además de los costos de salud de la fórmula, el costo monetario también puede afectar al banco. La fórmula es cara, especialmente las que se anuncian para que sean más saludables para su bebé. La cantidad de leche de fórmula que los bebés deben consumir aumenta a medida que crecen, lo que significa que la cantidad que usted gasta en leche de fórmula también aumenta con los años.

También es importante considerar que la fórmula no es lo único que tiene que comprar si decide alimentarlo con biberón. El costo de los esterilizadores, tetinas y biberones puede aumentar. Es posible que también sea necesario comprar biberones especializados para los bebés que tienen dificultades para beber de los habituales, así como de los diseñados para reducir los cólicos. Estas botellas especializadas pueden ser más caras.

Todos estos gastos adicionales pueden ser un problema presupuestario para algunas familias y es fácil ver por qué la lactancia materna sería la alternativa económica. Gratis es siempre mejor, especialmente cuando lo que usted compra en las tiendas no está a la altura de las necesidades específicas de salud de su bebé.

Sin embargo, si usted es una de las mujeres que opta por la alimentación con fórmula, es importante que conozca los ingredientes enumerados para elegir algo que se parezca más a la leche natural, además de mantenerse alejada de los que contienen OGM.

La practicidad de la lactancia materna

 

Con el caos, el estrés y a veces la desorganización que conlleva traer un bebé al mundo, la lactancia materna puede hacer su vida un poco más fácil. Usted puede amamantar en cualquier momento y en cualquier lugar sin tener que dar el paso adicional de esterilizar biberones, medir, mezclar la fórmula y calentar la leche. El amamantamiento no sólo reduce el tiempo de espera para el bebé y la madre, sino que todos los suministros adicionales necesarios para la alimentación con fórmula también tienen la capacidad de agregar desorden al hogar.

La llegada de un nuevo ser humano a su hogar significa más cosas que organizar y limpiar, lo que a menudo puede ser abrumador, especialmente para las nuevas madres. Amamantar reduce las visitas nocturnas a la tienda de comestibles para obtener leche de fórmula o biberones nuevos, o durante cualquier momento del día. Esto añade tiempo a su apretada agenda y ayuda a reducir el estrés. La lactancia materna no sólo es una forma práctica de ahorrar tiempo, sino que también es una forma práctica de beneficiar al medio ambiente.

Si usted es alguien que es consciente del medio ambiente, es importante recordar que comprar fórmula, biberones y chupones aumenta su huella de carbono, ya que todo termina en un vertedero.

Intimidad

La intimidad creada a través de la lactancia materna ayuda a unir a la madre y al niño, especialmente en las primeras etapas, donde es la más importante porque crea una conexión especial y duradera.

El contacto piel a piel aumenta la oxitocina, que es una hormona que hace que la leche materna fluya de forma saludable, según “womenshealth.org”, además de tener un efecto calmante tanto para la madre como para el niño. Esta hormona también puede estimular los sentimientos de confianza y seguridad del bebé. La lactancia materna también crea calor debido al calor corporal transferido de la piel al contacto con la piel que los bebés que son alimentados con biberón tienden a perderse. Para muchas madres, este es el factor de ruptura del acuerdo que las empuja hacia el lado de la lactancia materna, y es fácil ver por qué. A menudo se considera el momento en el que el “instinto materno” hace efecto.

Parece que la guerra entre la lactancia materna y la alimentación con biberón nunca termina. En realidad, sin embargo, nunca debería haber una competencia en primer lugar porque cada uno tiene necesidades individuales y específicas. Aunque la lactancia materna es la opción más saludable, no todas las mujeres son capaces de hacerlo debido a una multitud de razones relacionadas con el estilo de vida o la salud, y eso está absolutamente bien.

Muchos bebés que han sido alimentados con fórmula crecen hasta convertirse en niños y adultos sanos. Formula tiene muchos elementos esenciales necesarios para el desarrollo de su hijo, sólo tiene que encontrar lo que funciona mejor para usted y su bebé. Si usted es alguien que tiene la capacidad de amamantar, sin embargo, y todavía está indecisa al respecto, es importante recordar que la capacidad de su cuerpo para nutrir a su hijo va más allá de cualquier cosa que usted pueda comprar en un estante.

Deja un comentario