Terapia asistida por mascotas para niños en el espectro del autismo

La terapia con mascotas para personas y niños con autismo es diferente a la terapia con mascotas para otros problemas de salud mental. Esta es un área que está ganando la atención de la terapia asistida por animales para niños con autismo. La investigación todavía es limitada, y los estudios han demostrado que los niños con trastorno autista (TEA) hablan, se ríen y muestran a sus cuidadores que estos niños exhiben muchos comportamientos positivos. Los niños con ASD son más felices cuando tienen un animal de compañía con ellos. Un estudio reciente investigó los puntos de vista de los niños con TEA y ha demostrado que los animales ayudan a estos niños a superar sus sentimientos de aislamiento y soledad. Además, la investigación encuentra que los animales ayudan a reducir la depresión, la ansiedad y el miedo a que muchas de estas personas sufran de TEA. Los estudios también han demostrado a los investigadores que los problemas de comportamiento disminuyen en intensidad, y que las interacciones sociales positivas aumentan con el anhelo de participar en la terapia asistida con animales.

El impacto del ASD en la vida de los niños

Los retos a los que se enfrentan los niños con TEA a medida que entran en la adultez son evidentes. La mayor parte de la investigación que está disponible se ha centrado en la retroalimentación de los padres y sus cuidadores. Lamentablemente, la deficiencia de la investigación con respecto a los puntos de vista de los niños con autismo es causada por su participación limitada en la investigación y los estudios. Es muy difícil para los niños con autismo involucrarse y participar en estudios debido a la estructura reglamentada que los niños autistas necesitan seguir para funcionar. La razón detrás de esto es que los niños autistas se vuelven temerosos, difíciles y a veces violentos si hay un cambio en su rutina. Luego, los estudios recurrieron a imágenes de objetos, personas y lugares familiares para que estos adolescentes con autismo pudieran comunicarse a través del uso de las fotografías.

Usar imágenes para compartir experiencias de vida con investigadores

Se realizó un estudio en el que cada niño con autismo recibió una cámara y se le pidió que fotografiara sus experiencias. Los investigadores querían que estas fotos mostraran los retos a los que se enfrentan estos niños, así como las imágenes de las cosas que les traen alegría. Mediante el uso de estas fotografías, los investigadores pudieron analizar y categorizar las respuestas de los niños. Los investigadores usaron temas para identificar sentimientos de soledad y tristeza que parecían prevalecer. Los investigadores notaron que muchos de los niños tomaron fotos de animales y dijeron que los animales les ayudaron a superar sus sentimientos negativos. Por lo tanto, hubo un efecto positivo que reveló que los animales fueron en realidad un gran avance con los niños que tienen TEA.

Los animales son una gran ayuda para enriquecer sus vidas

Existen diferencias entre los perros de terapia para el autismo y los perros guía. Los perros de terapia de ASD están especialmente entrenados para ayudar a los niños con el trastorno de ASD. Ayudan a mejorar las habilidades de comunicación del individuo, cuidan su seguridad e incluso pueden ayudar a su amigo en situaciones sociales. Además, estos animales pueden consolar a estos niños durante situaciones estresantes y esto incluye ayudar a evitar que la situación se convierta en un evento violento. Los niños con autismo atacan cuando no entienden lo que sucede en su entorno.

Las interacciones especiales

Hay algunas razones por las que los animales son valiosos y se usan como una herramienta para ciertas personas con TEA. Los animales tienen un sentido único y agudo para ayudar a concentrarse en la atención de un individuo. Un estudio muestra que los niños con autismo estudian las caras de los perros por más tiempo que las caras de los humanos. Es importante tener un animal presente para ayudar a mantener a un niño con TEA a prestar mucha atención durante toda la intervención.

A la gente siempre le encanta hablar cuando hay animales presentes, por lo que los animales son piezas de conversación social para las personas con autismo. Estas personas se enfrentan a retos sociales todos los días. Además, los estudios también han indicado que los niños con TEA sonríen e interactúan con más frecuencia cuando sus perros están presentes. Estos niños se sienten seguros con sus animales porque saben que los animales están ahí para mantenerlos a salvo.

Los niños con autismo tienen un mayor riesgo de ser víctimas de un acosador. Estos niños son más propensos a experimentar estrés en general. Esto es más preocupante durante el año escolar. La compañía sin prejuicios de su mascota a través de la terapia asistida por animales puede ayudar a estos niños a aliviar su estrés y eliminar la sensación de incomodidad y soledad que estos niños experimentan diariamente.

Perro de terapia contra perros de servicio

Un perro de terapia recibe un entrenamiento especial para aprender a proporcionar consuelo y afecto. Los perros de terapia suelen utilizarse en residencias de ancianos, clínicas, hospitales y otros centros sanitarios. Estos perros son conocidos por calmar a un paciente que se somete a una cirugía o pueden ayudar a los pacientes en la fisioterapia y la terapia ocupacional. Tienen una gran capacidad para estimular la interacción social y estimular los efectos calmantes. Aunque muchos perros tienen un entrenamiento especial para la terapia, algunos perros son especialmente tranquilos. Si uno está buscando entrenar a un perro de terapia desde un cachorro en adelante, sostenga al cachorro en su mano con su espalda en la palma de su mano. Si el cachorro está muy tranquilo, este es un buen cachorro para empezar a entrenar para ser un perro de terapia. Lo mejor es ponerse en contacto con una agencia acreditada que se puede encontrar en la página web de “Assistance Dogs International”.

Perros de servicio

Los perros de servicio necesitan una formación profesional para poder desempeñar sus funciones. Es importante entrenar a un perro de servicio profesionalmente porque un perro mal entrenado puede ser peligroso para los demás a su alrededor. Un perro de servicio está entrenado para satisfacer las necesidades específicas de la persona a la que asiste. Un perro de servicio puede ayudar a las personas con problemas de audición, ceguera, problemas de movilidad, diabetes para ayudar a controlar el azúcar en sangre, ansiedad, epilepsia o autismo.

Un perro de servicio que está entrenado para ayudar a niños con autismo puede acompañar al niño a la escuela, a los médicos, a los viajes, a las compras. Los perros con autismo están entrenados para reconocer y ayudar a difuminar las crisis emocionales o para interferir suavemente con una persona que podría estar mostrando un comportamiento dañino. Un perro de servicio puede responder a una situación de ansiedad tumbándose suavemente sobre el regazo de la persona.

Conclusión

Hay muchos tipos de animales que se usan tanto para adultos como para niños con autismo. Perros, gatos, conejos e incluso conejillos de indias están siendo utilizados para ayudar a las personas con TEA a vivir mejor. Las mascotas proporcionan afecto, efectos calmantes, tiempo de abrazo y gran felicidad.

Deja un comentario