Cómo preparar a su hijo para su primer día de clases

El primer día de clases marca no sólo un nuevo capítulo en la vida de su hijo, ¡sino también en la suya! Muchas personas creen en la idea errónea de que sólo los niños experimentan ansiedad cuando se acercan a la fecha de su primer día de escuela, cuando en realidad los padres tampoco tienen excusa para no sentirse nerviosos. Es una sensación comprensible cuando se enfrentan a cambios y cosas nuevas y ni usted ni su hijo tienen que fingir que no lo experimentan.

Después de todo, cuanto antes superen usted y su hijo la ansiedad relacionada con la escuela, antes podrán acostumbrarse y disfrutar de sus nuevas rutinas y, lo que es más importante, su hijo podrá embarcarse adecuadamente en su nuevo viaje de desarrollo personal.

Hable con ellos sobre el futuro

A medida que se acerca la temporada escolar, usted puede empezar a familiarizar a su hijo con la idea de la escuela, los compañeros de clase, los maestros y la tarea, pidiéndole que hable con el hijo de un pariente que ya está en la escuela y que le gusta ir allí. Pueden contarle a su hijo historias sobre lo divertido que es pasar tiempo con sus compañeros durante el recreo, o sobre qué tipo de tareas les da el maestro y usted puede resaltar las similitudes entre la escuela (o por lo menos el primer par de grados) y el jardín de infantes también si su hijo disfrutó de ir allí.

Cuando se les dice por primera vez que tienen que pasar del jardín de infancia a la escuela, los niños tienden a entrar en pánico pensando que tendrán que saltar directamente al período de los “niños grandes” y que los días de colorear y construir castillos de bloques podrían haber terminado, razón por la cual es tan importante aliviar su ansiedad sobre el primer grado para evitar que tengan un miedo irracional relacionado con ir a la escuela y adaptarse al nuevo entorno.

Motivarlos

Una manera de acostumbrarlos a las actividades futuras es comprarles libros de texto de primer grado y hojearlos juntos y ver si pueden facilitarles la exploración de los libros solos y tratar de completar algunos de los ejercicios allí, si es posible. Aunque tienes que hacerles saber que no hay que avergonzarse de no completarlo o de no gestionarlo todavía, después de todo, por eso irán a la escuela en primer lugar: ¡para aprender!

También puedes ensayar con ellos en casa cómo colgar sus abrigos y cómo subirlos ellos mismos, así como cómo organizar unos cuantos cuadernos en su mochila correctamente. Ayuda a prevenir cualquier tipo de vergüenza que el niño pueda experimentar al final de la clase o al final del día escolar cuando todos los niños están empacando sus cosas y vistiéndose y preparándose para salir. Puede que no parezca mucho, pero para un niño mantener el ritmo de sus compañeros es esencial para encajar bien en un grupo. También debe enseñarles cómo almacenar sus comidas adecuadamente, cómo comer en la escuela (proporcionar suficientes servilletas por si acaso, mostrarles cómo evitar hacer un desastre en su escritorio o incluso en su propia ropa) y decirles de antemano lo que deben traer de vuelta a casa y lo que se puede tirar, como por ejemplo, una botella de agua preferida. Si planea volver a llenarla en casa, asegúrese de que su hijo sepa que debe traerla de vuelta incluso después de haberla vaciado.

Recuérdeles que no están solos

Otro enfoque que puedes adoptar para que se acostumbren a la idea de ir a la escuela es recordarles que sus amigos también se unirán a ellos en clase si es el caso. Tener un amigo que ya está en el nuevo entorno puede hacer que la adaptación sea más rápida, especialmente si es alguien con quien se han llevado bien desde el jardín de infantes o alguien con quien crecieron. Este enfoque también funciona si usted llega a conocer a algunos de los futuros padres de sus compañeros de clase y organiza pequeñas reuniones con ellos si ya sabe quién más estará en la clase de su hijo.

Algo que usted debe tener en mente en todo momento es permanecer atento a los sentimientos de su hijo, incluso después de que haya comenzado la escuela y parezca que se está adaptando bien a todas las cosas nuevas. Es fácil perder la pista de su felicidad real una vez que las rutinas deben ser llevadas a cabo y una vez que ambos horarios se llenan, pero comunicar lo que ha estado sucediendo en la escuela, cómo su hijo está encajando, cómo le gusta su maestro y sus compañeros de clase y debe prevenir que eso suceda. Una buena comunicación entre un padre y su hijo(s) es esencial para mantener una buena relación y le ahorrará a todos muchos problemas más adelante. Cuanto más abierto sea el niño para hablar con sus padres sobre cualquier tipo de tema o plan, menor será la preocupación que los padres tendrán que hacer a lo largo del camino con respecto a dónde está su hijo, si están pasando el tiempo con influencias positivas y así sucesivamente y tal hábito de comunicación es mejor enseñado desde una edad temprana.

Siempre tenga un enfoque positivo

Por último, pero no por ello menos importante, no haga que suene como el final de su infancia cuando los está preparando para las nuevas responsabilidades y la rutina. Evite limitar su tiempo de juego sólo para que se acostumbren a jugar menos o acompañándolo con “pronto empezarás a ir a la escuela, tienes que pensar menos en jugar y más en los deberes”. Esta actitud sólo tiene como resultado que el niño vea la escuela y la tarea como una especie de castigo o castigo, lo que no ayudará a que se acostumbren a la escuela ni a que les guste ir a clase. Realmente puede frenar su afán de aprender y socializar si eso significa que se les prohíbe relajarse en casa.

Naturalmente, su tiempo asignado para jugar se reducirá, pero sucederá por sí solo y se sentirá más gratificante hacer la tarea si se les dice que se les permite jugar cualquier cosa que quieran después como una forma de enseñarles responsabilidad también.

Si usted tiene todo lo anterior en mente al preparar a su hijo para su primer día de escuela, pronto descubrirá que la transición del kindergarten a la escuela es mucho más fácil y que los cambios en las rutinas y estilos de vida ya no se sentirán tan repentinos o abrumadores como usted pensó al principio que serían.

Sólo asegúrate de prepararte para las compras frecuentes de útiles escolares y buena suerte para los dos!

Deja un comentario