Los beneficios de la música clásica para los niños

¿Quién de nosotros no tiene algunos álbumes, mezclas o estaciones de radio favoritas listas para ir al trabajo diario o a nuestras largas listas de tareas? La música ayuda a pasar el tiempo y a revitalizar muchas tareas mundanas. Aprender a tocar música ha demostrado que estimula la actividad neurológica, pero los estudios han descubierto que el simple hecho de escuchar música, específicamente música clásica, también puede tener efectos profundos en el cerebro. Así que piénsalo dos veces antes de poner los ojos en blanco ante la amiga de Beethoven por su bebé; la ciencia sugiere que todo esto tiene algo que ver.

Lo que la música clásica le hace a tu cerebro

Universidades y grupos de investigación de todo el mundo están recopilando y analizando datos relacionados con la relación entre la actividad cerebral y la música. Durante las últimas tres o cuatro décadas, los científicos y psicólogos han recopilado suficientes datos sólidos para apoyar la noción de que el consumo de música tiene beneficios neurales y físicos, aunque el aumento inmediato del nivel de habilidad parece ser relativamente efímero.

El efecto Mozart

El efecto Mozart es sólo una forma moderna de referirse al concepto de música clásica como estimulante mental. El término se originó en el libro del Dr. Alfred A. Tomatis de 1991, Pourquoi Mozart? Específicamente, el Efecto Mozart abarca un número de estudios que sugieren que escuchar música clásica puede instigar mejoras a corto plazo en el razonamiento espacio-temporal, aunque los beneficios son de corta duración.

Lo que ayuda

La Universidad de Helsinki en Finlandia publicó un estudio en marzo de 2015 que concluye que la música clásica ayuda a potenciar el gen responsable de la secreción y transporte de dopamina en nuestros cuerpos, así como la comunicación entre las neuronas de nuestros cuerpos.

La dopamina es una hormona liberada por las neuronas de nuestro cuerpo para ayudar a regular los centros de recompensa y placer. Nos ayuda a sacar las conclusiones lógicas entre las recompensas que deseamos y las acciones que debemos tomar para recibir esos placeres. Las propias neuronas ayudan a transportar y descifrar la información en todo el cuerpo, principalmente en nuestras médulas espinales, nervios periféricos y cerebros.

La exposición a la música clásica además ayudó a estimular las partes de nuestro cerebro responsables del aprendizaje y la memoria. Aunque el estudio no pudo extrapolar las reacciones moleculares exactas que se estaban produciendo, se especuló que este fenómeno podría compartir un trasfondo evolutivo con otras especies, como las aves que tenían genes con una regulación similar al cantar.

La Universidad del Sur de California también realizó algunas investigaciones en esta área y descubrió que tocar música clásica durante las conferencias o sesiones de estudio ayudaba a elevar a los participantes a un estado emocional más elevado, en el que absorbían mejor la información que aquellos que trabajaban sin la música.

La Universidad de California, Irvine, realizó algunos estudios relacionados con el tema, pero se abstuvieron de utilizar el término “efecto Mozart”, y sus sujetos de prueba eran únicamente adultos jóvenes. El estudio reunió a 36 participantes y les pidió que completaran tareas mentales, ya fuera en silencio, con pistas de relajación o con música clásica antes de cada uno.

Su trabajo preliminar insinuó que la música clásica podría instigar algunos beneficios cognitivos a corto plazo basados en el aumento de la productividad y la precisión de los participantes después de escuchar a Mozart, pero el tamaño de su muestra era pequeño, y creían que los efectos se desvanecían después de unos quince minutos.

Lo que lucha

El estudio finlandés al que se hizo referencia anteriormente encontró que la música clásica no sólo ayuda a estimular la actividad saludable en el cerebro, sino que también puede ralentizar las enfermedades neurológicamente degenerativas. Los participantes considerados como “experimentados musicalmente” (o aquellos que escuchaban música regularmente) vieron mayores beneficios que sus contemporáneos, que acaban de ser introducidos a los clásicos.

Uno de los genes más afectados por la música (a saber, el estudio utilizó el concierto para violín no.3 de Mozart en Sol Mayor) fue la sinucleína alfa o SNCA, un gen asociado con el riesgo de Parkinson. Los hallazgos de la Universidad del Sur de California también reunieron evidencia de que tocar Mozart para pacientes epilépticos y con Alzheimer podría aumentar la función cognitiva y aliviar la actividad eléctrica en el cerebro responsable de las convulsiones.

Los momentos más beneficiosos para escuchar

Dado que la mayoría de los estudios sólo pueden ser rentables durante unos quince minutos, el mejor momento para escuchar música para absorber todos sus beneficios es cuando se tiene la intención de trabajar o cuando se está cerca de hacerlo.

Tenerlo puesto mientras se estudia puede ayudar a mejorar la absorción de la información, dado que las áreas activadas del cerebro son las responsables en parte de la retención y el procesamiento de la nueva información. Pero tener música durante todo el día tampoco es una mala idea, dados los mayores beneficios asociados con la “música familiar” en los estudios.

Escuchar no es la única manera de obtener beneficios para la salud de la música. Aprender a tocar un instrumento también excita y compromete nuestras mentes de nuevas maneras. Parte de esto tiene que ver con la música en sí, pero aprender cualquier tipo de nueva habilidad nos desafía a ejercitar diferentes partes de nuestro cerebro.

Si ha estado mirando ese instrumento durante algún tiempo, considere hacer una inversión. Y si las lecciones parecen ser un estiramiento para su presupuesto u horario, considere todos los recursos disponibles para usted a través de la literatura y en línea. Hay un buen número de lecciones básicas o tutoriales disponibles gratuitamente en plataformas como YouTube, y las guías para principiantes suelen tener precios moderados en tiendas de música o librerías locales. Amazon tiene una amplia selección para que usted la revise si el mercado local no está cumpliendo con sus estándares.

¿Clásica o Contemporánea?

A pesar de toda la información recopilada para apoyar la noción del efecto Mozart, todavía hay muchos detractores. Una de las preguntas más importantes que se plantean es si la música utilizada para estimular la función cerebral y la salud debe ser clásica, o si hay algún beneficio que se puede encontrar en los estilos contemporáneos.

Un meta-análisis de estudios realizado en 2010 encontró que cualquier tipo de música sirve cuando se trata de estimular nuestras mentes. Un estudio incluso encontró resultados similares cuando los participantes escucharon un extracto de una novela de Stephen King, pero sólo cuando los individuos disfrutaron de su experiencia auditiva, lo que sugiere que el género específico del contenido auditivo no es el factor decisivo, sino más bien si los que escuchan se relacionan y participan en él.

Un estudio realizado en 2006 en el que participaron ocho mil niños británicos avala esta teoría, informando que todos los niños se desempeñaron mejor cuando escuchaban música, pero el pop amplificó sus habilidades por encima de Mozart.

Intentar algo nuevo: Compositores recomendados

El efecto Mozart no se denomina de forma aleatoria. Mientras que hay una amplia gama de compositores clásicos brillantes, la música de Mozart se supone que imita los ciclos rítmicos de nuestro cerebro. Si estás interesado en la amplia gama de obras de Mozart pero no sabes por dónde empezar, prueba con algunas de las más populares; tal vez encuentres que ya estás familiarizado con bastantes de ellas. “La Obertura al Matrimonio de Fígaro” prevalece y se menciona en gran parte de la cultura popular, y la Serenata No. 13 (también conocida como “Eine Kleine Nacht Musik”) es una melodía reconocible.

Breve contemporáneo de Mozart (nacido unas dos décadas antes de la muerte de Mozart), Ludwig van Beethoven es otra buena opción introductoria, dada la moda que ha mantenido su música a lo largo de los años. La desalentadora “Sinfonía No. 5” es difícil de olvidar y si alguna vez has conocido a algún pianista principiante, probablemente ya estés familiarizado con “Fur Elise”.

Si la música clásica no hace mucho por ti pero aún así disfrutas de una orquestación más completa, hay muchos artistas folklóricos con sonidos exuberantes. Rockabilly es un género de nicho de diversión, con artistas actuales rindiendo homenaje a piezas de jazz estándar y famosas melodías swing.

El jazz en sí mismo es una buena alternativa si las letras te distraen. Si prefiere sonidos más modernos, una buena cantidad de Techno es también una experiencia auditiva sin palabras. O si encuentras el lado lingüístico estimulante, sumérgete en tus artistas favoritos de Hip Hop, R&B.

Incluso Top 40$0027s se incluye bajo el paraguas de estimular las opciones musicales porque la ciencia sugiere que todo lo que importa es que te gusta lo que estás escuchando. Así que sube el volumen de la radio y disfruta; te estás haciendo bien a ti mismo.

Deja un comentario