Conversaciones que necesita tener con su hijo adolescente

Criar a un niño no es tarea fácil. La paternidad es un viaje lleno de altibajos, momentos de alegría y, de vez en cuando, momentos de querer arrancarte el pelo. Sin embargo, cuanto más envejece su hijo, más cambiarán también los desafíos que surjan, y con cada nuevo período de cambio en la vida de su hijo, usted, como padre, tiene que adaptarse también para superar con éxito cualquier crisis que pueda llegar y para ayudar a su hijo a manejar adecuadamente los cambios que ocurren a su alrededor o los cambios que se producen en torno a él.

Una vez que la edad de la adolescencia llega, su adolescente en crecimiento (aunque siempre será su bebé) tendrá nuevos desafíos que enfrentar a lo largo de su maduración, a medida que su cuerpo comienza a pasar por varios cambios. Un error común es que ser el padre de una hija es la tarea más difícil, sólo porque tienen más cosas de las que preocuparse, como tener su período, aprender a evitar los desequilibrios hormonales y los miedos del embarazo y cómo lidiar con la nueva e inevitable atención que comienzan a recibir, la cual podría ser deseada o no bienvenida en primer lugar.

Sin embargo, criar a un hijo tampoco es pan comido, todavía estás dando forma a la forma en que crecerán y se convertirán en adultos, independientemente de su identidad de género. Las diferencias más grandes vienen de la voluntad de cada adolescente de escuchar y comunicarse abiertamente con sus padres, no necesariamente de los temas que usted debe traer a su atención. Aún así, hay por lo menos cuatro conversaciones importantes que usted debe tener con su hijo adolescente, sin importar el hecho de que hayan nacido como tales o si están en el proceso de transición.

Emociones: expresándolas y manejándolas, así como cómo las palabras y acciones pueden afectarlas a ellas y a todos los que las rodean.

Hable con su hijo sobre la importancia de ser capaz de reconocer los sentimientos que está experimentando y la importancia de hacer el esfuerzo necesario para encontrar la fuente de cualquier emoción que pueda estar molestándolo. Dígale que no hay nada malo en expresar sus emociones y venir a usted para hablar de ellas y que eso no lo hace menos hombre. En todo caso, ser capaz de discutir las emociones y encontrar maneras de lidiar con ellas es algo más maduro de lo que él podría pensar inicialmente.

Enséñele sobre el peso que pueden tener las palabras, y ejemplifique la manera en que otros usan los cumplidos o insultos para afectar a una persona de manera positiva o negativa. De la misma manera que sus sentimientos pueden haber sido heridos antes por otros, a través de comentarios o acciones que provienen de los intimidadores, es de la misma manera que sus propias palabras o acciones pueden herir a otra persona. Del mismo modo, si otra persona lo hizo sentir seguro o apreciado o algo positivo, entonces debe tomar eso como un ejemplo de lo que puede hacer cuando interactúa con otros para forjar relaciones positivas y amistosas y pasar un rato agradable con los demás.

Salud mental: pedir ayuda y gestionar su vida social

Otra charla muy importante que debe tener con su hijo es una conversación sobre salud mental. Hay tantos medios de socializar y mantenerse conectado hoy en día, en forma de un montón de sitios web de medios sociales, aplicaciones y otras plataformas y clubes entre los adolescentes, ya sea dentro de su escuela como clubes de actividades o completamente sin relación y sólo allí durante su tiempo libre (como Instagram, Snapchat, Facebook), que es muy fácil perderse en ellos y empezar a inclinar la balanza en línea frente a la vida real. Los adolescentes buscan la validación social más que nada, y puede venir en la forma de ser aceptados en un cierto círculo de personas o los llamados “amigos”, o puede significar ganar gustos en los sitios de medios sociales que conducen a la popularidad entre sus pares. Sin embargo, debido a eso, significa que muchos adolescentes valoran mucho estas interacciones en línea, a veces incluso demasiado, y eso puede llevar a que se tomen las cosas en serio cuando en realidad deberían ignorar varios comentarios mezquinos.

Así que hable con su hijo sobre cómo no hay vergüenza en decirle si alguien está siendo malo con él o acosándolo porque puede ser una señal de intimidación. Y la intimidación puede llevar a muchos problemas de salud mental que usted debe tratar de prevenir en lugar de permitir que se instale y decida tratar de lidiar con ellos una vez que ya están establecidos y haciendo que su adolescente tenga problemas.

Está bien que hagan amigos en línea y quieran interactuar con sus colegas de esa manera, e incluso buscar la validación y la atención hasta cierto punto, pero una vez que se les vaya de las manos y empiece a afectar a su hijo, usted debe tratar de encontrar cuál es la raíz del problema, o quién es, y ofrecer ayuda para ellos. No les quites el teléfono u otros medios de socialización, ya que los estarás castigando por algo que es culpa de otra persona (por ejemplo: un matón que se enfrenta a su hijo no dejará de actuar si usted hace que su hijo se sienta miserable y le prohíbe hablar con sus amigos reales y solidarios también), sino que en vez de eso, háblales de lo que está causando su angustia y trata de encontrar una manera de arreglarlo juntos.

Hágale saber a su adolescente que, independientemente de lo grande o pequeño que sienta que son sus problemas, para usted todos son igual de importantes y merecen ser tratados antes de que crezcan y se hagan más grandes y los afecten más. Mantente accesible para ellos y hazles saber que estás ahí para escucharlos cuando lo necesiten y no los menosprecies ni te burles de ellos por lo que sea que les esté molestando. Tienes que enseñarles que cuidar su salud mental no es algo por lo que avergonzarse, ni tampoco los hace menos varoniles si eso es lo que les preocupa. Un adolescente sano necesita un cuerpo sano y una mente sana para funcionar correctamente. Si usted o ellos alguna vez sienten que el consejo profesional también es necesario, no tenga miedo de hablar con un consejero o un terapeuta para que ellos hablen con ellos, y no haga un gran problema de ello. Muchos adolescentes y adultos acuden por igual a los terapeutas para aprender a manejar sus emociones y a tomar conciencia de los aspectos de sí mismos que los pueden estar arrastrando hacia abajo y de cómo lidiar con ellos.

“La charla”

Todos los padres saben lo que significa “hablar” y, aunque no lo creas, lo más probable es que tu adolescente también lo sepa. Sin embargo, asumir que sólo porque su adolescente ha alcanzado una edad específica, automáticamente aprende sobre el sexo, no es una buena idea. Es posible que ya lo sepan o no, ya sea por otros niños de su edad o simplemente por Internet, nunca se sabe con seguridad. Sin embargo, de lo que usted puede y debe asegurarse es de que estén conscientes de todos los métodos anticonceptivos disponibles y de los peligros de no mantenerse seguros al comenzar esa parte de su vida amorosa. Proporcionarles educación sobre el tema les servirá mucho mejor que evitar el tema y esperar lo mejor – la charla puede ser incómoda para ambos, pero en realidad no es algo que deba omitirse si usted no quiere que tengan ningún problema en este departamento. Es fácil caer en la tentación de dejar que las cosas salgan de acuerdo a la suerte al estar con tu pareja por primera vez, pero deben saber que el disfrute temporal no valdrá la pena si va seguido de un susto de embarazo o de visitas al médico si deciden no usar protección una vez.

Algo aún más importante que los métodos anticonceptivos es el consentimiento, y usted debe poner suficiente énfasis en él para asegurarse de que ellos entiendan su importancia. Esto es algo que todos los adolescentes deben saber y respetar, independientemente de con quién estén. El sexo no tiene que ser algo de lo que avergonzarse o algo de lo que huir, y dado que no requiere que se sigan muchas reglas, sería una lástima que no pudieran tratarlo como un aspecto más de la vida y como algo agradable. Enséñeles qué hacer si su entendimiento con su pareja ya no es respetado (negativa a la protección o falta de consentimiento en algún momento) y cómo manejar la situación adecuadamente y sin sufrir las consecuencias de un mal juicio más adelante.

Pubertad: su cuerpo cambiante

La adolescencia, por muy divertida que pueda resultar, también puede ser muy inconveniente a veces o traer consigo períodos de lucha entre los que la atraviesan. Los cambios hormonales traen desequilibrios al cuerpo de cada adolescente, y se pueden manifestar a través de cambios de humor, brotes repentinos de crecimiento, aumento de la pilosidad y muchos conflictos sociales a veces, pero eso no se aplica necesariamente a todos los adolescentes.

Aún así, usted tiene que hacerle saber a su adolescente que tales cambios comenzarán a ocurrir y que no hay nada anormal para ellos. Usted ha pasado por la pubertad también, sus celebridades favoritas y sus modelos de conducta han pasado por la pubertad también, así que no es algo que el mundo haya decidido de repente arrojar sobre él y sólo sobre él. Esté ahí como apoyo moral cuando sea necesario, ya que tener a su padre como confidente de confianza es lo máximo que cualquier adolescente podría pedir en ese período – especialmente si su hijo está pasando por el proceso de transición, ya que otros niños y adultos tienden a ser particularmente desagradables en esas situaciones todavía. Pero, por desgracia, estamos en 2019, así que aquí está la esperanza de un cambio.

Con todo, asegúrese de que su hijo adolescente esté al tanto de todos los cambios que van a ocurrir, desde ser más alto en un abrir y cerrar de ojos, hasta acostumbrarse a su voz más grave y a que las ancianas se acostumbren a este desarrollo. Asegúrese de enseñarles cómo afeitarse de manera adecuada y segura para evitar el vello encarnado, las infecciones y las cortadas, y cómo ser capaces de arreglárselas por sí mismos más adelante.

Deja un comentario