La importancia de que los niños pequeños expresen gratitud

Los padres deben enseñar a sus hijos modales a una edad temprana para que entiendan el significado del respeto. Una de las primeras cosas que un bebé aprende es a decir adiós con la mano. Los padres enseñan a sus hijos este gesto porque es lindo, pero en realidad, hay más significado para este gesto. Nos despedimos y les damos a nuestros hijos y familiares un abrazo y un beso. Esto expresa que los padres se preocupan por ellos y esperan que tengan un regreso seguro de sus viajes. La misma razón por la que los padres enseñan a su bebé a decir adiós con la mano y a dar abrazos. Ellos están introduciendo el concepto de cuidar y amar a su familia usando estos gestos. A la edad de 15 a 18 meses, la mayoría de los niños pequeños pueden decir la palabra “gracias”. Esta palabra se usa para expresar la felicidad por ayuda o por un regalo recibido por otros. Los niños pequeños entienden más de lo que los padres entienden a ciertas edades. Cuando los padres no enseñan a sus hijos a expresar gratitud, el niño puede empezar a exigir ayuda o cosas que necesitan. Esto también puede causarles ansiedad social porque sienten que no pueden encajar.

Mejorar su inteligencia emocional

La gratitud también puede ayudar a los niños a sobrellevar el estrés y su salud emocional. Cuando usted le enseña a sus hijos gratitud, esto puede ser un efecto de humildad y ayudará a sus hijos con envidia y autoestima. La gratitud simplemente significa que todos deben sentirse agradecidos y apreciar la vida que tienen. Los padres entienden que es necesario enseñar a sus hijos estos modales, pero no se dan cuenta de que la gratitud es en realidad un arte. Hay un arte en enseñar gratitud porque la gratitud también es un sentimiento.

La gratitud también ayuda a los niños a entender que alguien hizo algo bueno por ellos aunque no tuvieran que hacerlo. Esto es importante porque ayuda a los niños a entender un poco mejor los sentimientos emocionales de sus compañeros y adultos.

Los padres enseñan a sus hijos todo, desde cepillarse los dientes hasta hacer los deberes. La gratitud es otro punto importante de la agenda. Cuando usted, como padre, enseña a sus hijos bondad y gratitud, esto puede hacerlos una persona muy especial a los ojos de los demás.

Los padres todavía tienen que modelar este comportamiento. Usted no puede esperar que su hijo le dé las gracias cuando usted no se las da. Si usted llegó a casa del trabajo durante una tormenta de nieve y está agradecido, comparta esto con sus hijos. Hay muchas cosas en la vida por las que estar agradecido e incluso las pequeñas cosas cuentan. Un hermoso amanecer y una puesta de sol de ensueño es algo por lo que hay que estar agradecido.

Cuando los niños llegan a la edad de la escuela primaria, tienen un sentido más profundo de pensar que lo hicieron hace unos años. Se les debe preguntar a los niños cómo les fue durante el día y cómo usar los detalles. Los padres deben fomentar el uso de la profundidad con sus habilidades de pensamiento. Si algo salió mal en la escuela, un padre quiere saberlo. Si su hijo recibió el 100% en su examen de ortografía y su hijo comparte el logro, es importante que el padre muestre gratitud.

Muchas familias oran antes de las comidas y muestran gratitud a la entidad superior en la que creen y orar enseña humildad.

La gratitud puede ser una de las obras de arte más difíciles de enseñar a un niño. Acéptelo, la mayoría de los niños pequeños a la edad de dos años sólo piensan en sí mismos. A la gente le encanta estar rodeada de niños que muestran gratitud, pero la parte más importante de la gratitud es tomar conciencia de los sentimientos de los demás. Esta es también otra manera de enseñar empatía y compasión a los niños, enseñándoles gratitud.

El desarrollo de esos niños

Los niños que lo entienden y entienden los sentimientos de los demás pueden ser heridos, han salido de su propio mundo, y se dan cuenta de que si no tuvieran padres que los cuidaran, ¿quién haría todas las cosas que hacen y dónde estarían? Se convierte en un concepto aterrador y por lo tanto, los niños comienzan a darse cuenta de que los padres hacen las cosas que hacen por amor y sacrificio. Entonces finalmente pueden entender el concepto de estar agradecidos.

Los niños a los que se les enseña gratitud tienden a sobresalir más adelante en la vida y a entender la bondad, la empatía y la compasión. Es difícil para ellos estar cerca de gente a la que no le importa nadie más que ellos mismos porque a estos niños no se les enseñó gratitud. Por lo tanto, notarán que sus compañeros son envidiosos, tienen baja autoestima y son narcisistas.

Asegúrese de usar constantemente las palabras “por favor” y “gracias” cuando sus hijos le ayuden en la casa. Cuanto más diga esto, más incorporarán estas palabras en su vocabulario. Agradézcales por su afecto y hable sobre el significado de la gratitud cuando tenga una noche familiar. Hable sobre las cosas buenas que sucedieron durante el día para animar a sus hijos a expresar lo mismo. Algunas familias no tienen la misma suerte que la suya de decirles lo agradecidos que están de que sus hijos sean parte de su vida.

Los padres siempre pueden llevar a sus hijos a ayudar a un vecino necesitado o pedirles que limpien sus armarios y llevarlos con usted para donar ropa a familias necesitadas. Los niños se inspiran aprendiendo a dar y este tipo de gratitud ayuda a construir el carácter en su hijo.

Enseñe a sus hijos cómo enviar tarjetas de agradecimiento si recibieron regalos o hacer que le ayuden a firmar tarjetas de Navidad para que sepan lo importante que es una tarjeta pequeña para la gente en los días festivos o después de haber hecho un regalo. Incluso si su hijo hace garabatos, una tarjeta garabateada a mano significa mucho para la abuela y el abuelo y para el resto de sus amigos y familiares.

También es importante no tener miedo de decir que no si no estás de acuerdo con algo que están haciendo. Cuando de repente decides decir sí a algo, entonces serás bombardeado por gratitud y sonrisas, abrazos y besos.

Recuerde ser paciente, la gratitud no ocurre de la noche a la mañana y los niños pequeños pueden ser tercos cuando se trata de dar las gracias. Eventualmente, ellos tendrán la idea y usted se sorprenderá felizmente cuando esto suceda.

Cuando se trata de las fiestas y sus hijos tienen demasiados juguetes en sus listas para Papá Noel, limite la cantidad que usted les da. Manténgase dentro de su presupuesto y consiga el artículo que más desean. Ellos todavía estarán agradecidos por lo que recibieron si usted no pone énfasis en los regalos tanto como en la celebración de la familia estando juntos. Los regalos hechos en casa son tan increíbles como un regalo que se compra. Un regalo hecho en casa viene del corazón, así que anime a sus hijos a usar sus talentos para mostrar su bondad y alegría durante las fiestas.

Deja un comentario