Padres solteros: Consejos sobre cómo criar a su hija

La crianza de los hijos puede ser uno de los trabajos más difíciles que existen, a veces incluso por el simple hecho de que usted es responsable 24 de 7 de una pequeña persona que no puede cuidar de sí misma adecuadamente, y que parece que constantemente está tratando de lastimarse a sí misma a través de su exploración activa del mundo que tiene por delante.

Ya es bastante difícil manejar a un niño entre dos padres, o incluso cuando se cuenta con el apoyo de la familia como una ventaja adicional a eso también, y sin embargo, hay pocos que se encuentran en una posición de tener que criar a un niño solo.

Debido a esta falta de apoyo adicional a la hora de criar a un hijo, los padres solteros suelen subestimarse a sí mismos y es fácil olvidar lo mucho que logran, incluso por su cuenta, cuando la retroalimentación es limitada. Sin embargo, a pesar de que los esfuerzos y el estrés se multiplican, no hay cosas adicionales secretas que un padre soltero necesita saber o hacer para cuidar a su hijo en consecuencia. Averiguar cómo abordar diferentes situaciones puede ser un proceso más lento, pero estamos aquí para ayudar, especialmente cuando se trata de criar hijas fuertes y seguras de sí mismas, ¡con advertencias para los padres solteros!

Una idea errónea común cuando se trata de padres solteros criando a niñas pequeñas es que no podrán formar un vínculo tan fuerte como lo haría con una figura femenina en su vida, pero eso no podría estar más lejos de la verdad. En todo caso, los padres siempre tienden a llevarse mejor con sus hijas, ya que es una cuestión psicológica. Sin embargo, ese antiguo concepto erróneo puede debilitar la confianza de un padre soltero en sus propios poderes para criar a una hija, así que aquí hay algunos consejos sobre cómo recuperar esa confianza en sí mismo y poner más confianza en ti mismo.

Ser comunicativo

Lo más importante en cualquier tipo de relación, sea una amistad o un vínculo padre-hijo, es ser accesible y comunicativo, para que ustedes dos puedan entenderse adecuadamente y evitar cualquier malentendido o conflicto que de otra manera podría haber sido fácilmente resuelto o no experimentado por completo a través del simple acto de conversar sobre cualquier asunto que pudiera haber en primer lugar.

Otras veces, los factores externos, como los problemas en el lugar de trabajo o en la escuela, tienden a causar estrés innecesario y una vez que se llevan a casa, crean tensión e irritabilidad entre los miembros de la familia. Hablar de cosas que les molestan a cada uno de ustedes es una buena idea para desahogar todas esas frustraciones y mejorar su estado de ánimo, así como para tener un poco de tiempo para establecer lazos afectivos. Cuanto mejor se entiendan entre ustedes dos, qué les molesta y cómo pueden mejorar el estado de ánimo del otro, mejor se llevarán bien.

Apoyar sus intereses

Aunque los juegos, los programas de televisión o los artistas no interesen personalmente a todo el mundo, a todos los niños les encanta hablar de las cosas que más les gustan, ya sean los del nuevo juego de la consola o los de la cantante que les gustaría ver en directo. Esto no significa que usted tenga que adoptar repentinamente sus intereses, pasatiempos, gustos y disgustos y remodelarse a sí mismo según sus propias preferencias personales y personalidad, pero como padre, estar involucrado en la vida e intereses de su hijo es una de las claves principales para llegar a conocerlo apropiadamente y construir un mejor vínculo entre padre e hijo.

Si su hija muestra interés en un pasatiempo, apoye su amor por él y anímela a seguir adelante con su pasatiempo o talento. Tal vez sea un interés fugaz, tal vez sea algo que definirá toda su vida más adelante, pero de cualquier manera, ella recordará si usted estuvo a su lado para apoyarla o si fue recibida con indiferencia o rechazo por su parte. La principal fuente de validación de un niño es su progenitor, y es la que más le afecta para adquirirla de él. Alentarla a perseguir sus intereses también ayuda a consolidar su autoestima y un deseo general de seguir ganando esos intereses y estar abierta a descubrir más pasatiempos y pasiones, lo cual es algo muy beneficioso para un niño en desarrollo de cualquier edad.

No vuele

Es la naturaleza del niño querer caminar por sí mismo, descubrir todo lo que el mundo le ha preparado a través de emocionantes aventuras y a veces cometer errores es la única manera de aprender cosas nuevas y comprender mejor el significado de las mismas. Para ofrecerles esa libertad de explorar y aprender, y mejorar sus habilidades y confianza en sí mismos también, los padres no deben estar constantemente sobre el hombro de sus hijos, especialmente a medida que crecen.

Respete la privacidad de su hijo en todo momento y trate de construir una fuerte confianza mutua en lugar de preocuparse por tener que verificar el paradero, la compañía o las actividades del niño en todo momento con el temor de que algo pueda suceder, o que alguien más pueda ser un problema para ellos. La crianza de los hijos no tiene por qué ser más estresante de lo que ya es, por lo que es una gran idea hacer que sea más fácil tanto para usted como para su hijo, si puede. Cuanto menos se estresen el uno al otro, mejor se llevarán.

Esto, sin embargo, no significa dejar que el niño deambule libremente a todas horas del día y en cualquier compañía a la que desee ir, sino ser comprensivo y razonable cuando se trata de lugares de reunión, citas o incluso simplemente la escuela en general. Si usted piensa que alguien o algo podría no ser tan beneficioso para su hijo, intente acercarse a él antes de sacar conclusiones o tomar otras medidas para lidiar con lo que podría o no resultar ser un problema en primer lugar.

Enseñar a resolver problemas, no mimar

Con un punto débil para sus hijas pequeñas, a veces es difícil para los padres evitar tratar de arreglar los problemas de sus hijos para ella, para mostrar su amor y apoyo. Sin embargo, cada niño necesita ser capaz de resolver las cosas por sí mismo, o al menos idear soluciones que le permitan llegar a un arreglo. Como tal, enseñar a resolver problemas es mucho mejor a la larga que rodearlos con un envoltorio de burbujas y una actitud del tipo “diles que se enfrentarán a mí”. Una vez que el niño desarrolla su propio sentido de independencia y la vida lo saca del nido familiar, no podrá contar con el apoyo de uno de sus padres tanto como lo hubiera hecho durante su infancia o adolescencia.

Así que, en vez de eso, prepárela para la vida, paso a paso, y mire cómo se convierte en una joven inteligente y capaz de la que puede estar orgullosa en todo momento.

Deja un comentario