Elija las vitaminas prenatales perfectas

Consumir una dieta equilibrada y saludable es fundamental para evitar enfermedades, mejorar la función mental, aumentar los niveles de energía y una gran cantidad de otros beneficios para la salud. Esto es especialmente importante para las mujeres antes y durante el embarazo. Sin embargo, para la mayoría de las mujeres embarazadas, incluso los mejores esfuerzos para mantener prácticas de alimentación saludables pueden no ser suficientes para asegurar que tanto la madre como el bebé reciban la cantidad diaria recomendada de ciertas vitaminas y minerales.

En un esfuerzo por cerrar la brecha, muchos médicos incluyen las vitaminas prenatales como un componente de un plan nutricional completo. Pero ya sea que su médico le dé una lista de opciones opcionales o que usted se encuentre de pie en el pasillo del supermercado, saber cuál tomar puede ser una opción desalentadora. Las necesidades individuales específicas pueden ayudarle a decidir qué vitamina prenatal le dará el mayor beneficio, al mismo tiempo que evita perder su tiempo y dinero en el suplemento equivocado.

Ácido fólico

Encontrar una vitamina con la cantidad adecuada de ácido fólico es lo primero en la lista cuando se trata del cuidado prenatal. Tomar una vitamina prenatal que contiene 400 microgramos (4 miligramos) de ácido fólico puede reducir las probabilidades de defectos del tubo neural, preeclampsia, defectos cardíacos y otras complicaciones de la gestación temprana hasta en un 70%. El ácido fólico también ayuda a su cuerpo a producir glóbulos rojos y a prevenir la anemia. Además, el ácido fólico es clave para producir y reparar el ADN. Para las mujeres embarazadas que están tratando de concebir o que se encuentran en las primeras etapas de su embarazo, el ácido fólico es especialmente importante para la producción celular de la placenta. Al hablar con su médico sobre su dieta actual, así como sobre cualquier ajuste que pueda hacer durante las comidas, puede seleccionar un suplemento vitamínico que le garantice que obtendrá las cantidades recomendadas todos los días.

Calcio

Aunque es ampliamente conocido que el calcio es vital para el desarrollo óseo, también tiene otros beneficios tanto para las madres embarazadas como para su bebé en crecimiento. El calcio también es fundamental para el crecimiento de músculos y nervios sanos, así como para reducir el riesgo de preeclampsia e hipertensión. Cuando usted no está obteniendo la cantidad adecuada de calcio, su bebé se lo va a sacar de sus propios huesos, un problema que puede causar problemas mayores en el futuro para usted. Para muchas mujeres, las restricciones alimenticias hacen que el suplemento de calcio sea aún más importante. Sin embargo, en casos como la intolerancia a la lactosa o si usted es vegetariana, el calcio en muchas vitaminas prenatales puede no ser suficiente. Al igual que la mayoría de los suplementos, es fundamental encontrar una vitamina que forme parte de un plan alimenticio integral. Los alimentos como la col rizada, el pan blanco y el jugo de naranja pueden ayudar a aquellos que siguen una dieta vegana a alcanzar las cantidades recomendadas (1,000 miligramos al día para las mujeres de 19 a 50 años de edad), y una dieta completa que incluya muchos alimentos como el yogur, el queso y otros productos lácteos mantendrá a las futuras madres no vegetarianas en el buen camino.

Yodo

Para el desarrollo cerebral de su bebé, no se debe pasar por alto el yodo cuando usted está seleccionando la vitamina prenatal correcta. Otros beneficios de tener la cantidad adecuada de yodo incluyen la regulación del metabolismo de su bebé así como de su tiroides. La buena noticia es que la mayoría de los estadounidenses obtienen suficiente yodo a través de una dieta adecuada, y las vitaminas prenatales no deben considerarse una cantidad adecuada por sí solas. Si usted experimenta depresión, fatiga, aumento de peso inesperado o intolerancia al frío, hable con su médico y vea si puede tener una deficiencia de yodo que pueda ser corregida con el suplemento adecuado. La meta para las mujeres embarazadas es de alrededor de 220 microgramos, aunque usted querrá aumentarla a unos 290 microgramos mientras esté lactando o amamantando.

Hierro

El hierro es otro mineral que merece una conversación con su médico para ver si usted está recibiendo la cantidad correcta. La deficiencia de hierro se ha relacionado con la fatiga, el nacimiento prematuro y otros defectos congénitos en los recién nacidos. Sin embargo, eso no significa necesariamente que tenga que salir corriendo a buscar un suplemento de hierro. Aunque las mujeres embarazadas necesitan alrededor de 27 miligramos al día, la buena noticia es que muchos de los alimentos que se encuentran en una dieta saludable ayudarán a suministrar esa cantidad. Algunas mujeres pueden encontrar que debido a que sus cuerpos producen más sangre para el bebé, experimentan algún grado de deficiencia de hierro. Esto puede ser especialmente cierto para las mujeres que son vegetarianas o veganas porque usted encuentra el hierro Hem, la forma de hierro que es más fácilmente absorbido por el cuerpo, en carnes como la carne de res, de cerdo y de ave. Aunque las verduras y las legumbres pueden contener buenos niveles de hierro, a menudo no es hierro hemo y puede ser difícil compensar cualquier deficiencia prenatal de hierro. Si usted es vegetariano o vegetariano, asegúrese de incluir alimentos ricos en vitamina C en sus comidas, ya que le ayudará a su cuerpo a absorber el hierro no heme. Si usted siente que puede tener una deficiencia de hierro, hable con su médico acerca de hacerse exámenes de sangre para verificarla. Si su dieta ya es alta en alimentos ricos en hierro, usted puede elegir una vitamina prenatal que sea más baja en hierro, ya que tomar demasiado cuando no es necesario puede resultar en problemas como estreñimiento, náuseas o diarrea, por nombrar algunos.

Otros nutrientes

Aparte de las vitaminas y minerales mencionados anteriormente, el balance de nutrientes que una vitamina prenatal puede ofrecer también debe ser considerado. Una vez más, no asuma simplemente que usted necesita la cantidad diaria recomendada completa de éstos solamente de una vitamina prenatal, sino que hable con su médico acerca de sus necesidades dietéticas específicas basadas en muchos factores. Ciertas dietas, condiciones médicas preexistentes, cargar múltiples bebés como gemelos o trillizos, y muchos otros factores determinarán las cantidades de nutrientes adicionales que su cuerpo requiere durante el embarazo. Ingredientes como la tiamina y la riboflavina pueden aumentar sus niveles de energía, la piridoxina puede aliviar las náuseas matutinas y el zinc puede ayudar a producir insulina y enzimas, por nombrar sólo algunos. Trate de obtener la mayoría de estos nutrientes de los alimentos que consume todos los días, pero llene cualquier hueco con la vitamina prenatal correcta.

Problemas y restricciones dietéticas

El embarazo puede llevar a algunas mujeres a interrumpir un plan dietético específico, como el veganismo, por el uso de alimentos en lugar de vitaminas prenatales, para asegurarse de que reciben la nutrición necesaria. Esto no siempre es la elección o incluso necesario. Elegir una vitamina prenatal que compense los estilos de vida o restricciones dietéticas puede ayudar a llenar esos vacíos en su dieta específica. Para algunas madres, el precio de consumir una dieta equilibrada puede dificultar la obtención de todos los nutrientes y minerales que necesitan. Es un hecho de la vida que en muchos casos los alimentos malos son a menudo alimentos baratos. Fáciles de hacer, de larga vida útil y, por lo general, ricos en sodio y conservantes, estos alimentos no ofrecen la mejor nutrición. Debido a esto, algunas familias pueden verse obligadas a seleccionar comidas que carecen de la calidad apropiada necesaria para las mujeres que están embarazadas o que están tratando de quedar embarazadas. Entender el valor dietético de sus alimentos le ayudará a seleccionar la vitamina prenatal más efectiva para usted.

Ingredientes mínimos

A menudo, las compañías de vitaminas cargan sus productos con ingredientes innecesarios o simplemente demasiado de un ingrediente que la gente no necesita en esas cantidades. El resultado en el mejor de los casos es que usted termina malgastando su dinero porque su cuerpo simplemente no puede absorber esos niveles de ciertos micronutrientes y el peor de los casos es que usted puede sobre intoxicar su sistema. Al confiar en la falta de conocimiento de los consumidores, algunas empresas pueden afirmar que su producto cuenta con un 200% o incluso más de ciertos ingredientes. En muchos casos, la búsqueda de vitaminas prenatales con ingredientes mínimos no sólo le ahorra dinero al limitarlo a lo que necesita, sino que también le impide tomar niveles innecesarios o peligrosos de ciertos ingredientes. Una vez más, asegúrese de hablar con su médico acerca de su dieta y luego elija una vitamina que sólo satisfaga sus necesidades dietéticas específicas sin muchos ingredientes excesivamente inflados.

Rentabilidad

No hay escasez de compañías de vitaminas que no sólo sobrecargan sus productos con ingredientes innecesarios, sino que también suben sus precios para reflejarlo. El dinero que se desperdicia en estos productos puede ser redirigido a aumentar el valor de los alimentos que usted come, que es el método preferido para asegurarse de que está recibiendo toda la nutrición que usted y su bebé necesitan. También considere cuántas píldoras equivalen a una sola dosis de vitaminas. Por ejemplo, si usted hace los cálculos para una botella de vitaminas prenatales y encuentra que una sola cápsula equivale a $0.15 y una botella de 60 píldoras requiere que usted tome 2 píldoras por porción, usted está pagando $0.30 por porción donde como otro suplemento puede requerir solamente una sola píldora para alcanzar el mismo valor nutricional en la misma cantidad de $0.15 por cápsula. La buena noticia es que no hay escasez de opciones rentables en el mercado hoy en día.

Sello de aprobación independiente (ISA)

Cualquiera que sea la vitamina prenatal que esté buscando, puede valer la pena considerar la posibilidad de buscar un sello de aprobación independiente. Muchas de las afirmaciones de los suplementos dietéticos no son verificadas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) para asegurarse de que contienen las cantidades de ingredientes que afirman. Una ISA es una organización de terceros que comprueba la pureza y la calidad de los ingredientes utilizando criterios rígidos. Si usted está considerando una vitamina prenatal, sería prudente verificar si ha sido probada y evaluada por una de estas compañías. Debido a que contienen ingredientes concentrados o incluso difíciles de conseguir, usted se sentirá mejor sabiendo que no sólo está recibiendo lo que pagó, sino también los niveles que su médico le recomienda que tome.

Cuidado con el estómago

Las multivitaminas son conocidas por provocar náuseas en las personas que las toman. Cuando se trata de vitaminas prenatales, las mujeres que ya están experimentando problemas estomacales como náuseas matutinas o simplemente cómo reacciona su cuerpo a ciertos alimentos ahora que están embarazadas pueden desanimarse por el estrés adicional en sus sistemas digestivos. La buena noticia es que hay una variedad de opciones de vitaminas prenatales en el mercado y las probabilidades son buenas de que usted pueda encontrar una que no le haga daño a su estómago. Las vitaminas altas en hierro y otros minerales, ya sea que se tomen con el estómago vacío o no, y una variedad de otros factores pueden tener efectos muy diferentes en los individuos; lo que funciona para algunas personas puede no funcionar necesariamente para otras. Es por eso que es importante discutir cualquier efecto en su cuerpo que su vitamina prenatal pueda tener, ya que es probable que puedan identificar el problema y sugerir un reemplazo que será más fácil para usted tomar cada día.

No exagerar

Al caer bajo la noción de que demasiado de lo bueno puede ser malo, evite tomar demasiado de las vitaminas prenatales. Los ingredientes innecesarios y sus cantidades pueden causar más daño que bien. Al seguir una dieta equilibrada y comprender cuáles son exactamente sus necesidades específicas, puede evitar sobrecargar su sistema. Debido a que estas vitaminas poseen formas concentradas de minerales y nutrientes, tomarlas cuando su cuerpo no las necesita aumenta el riesgo de complicaciones.

Además, usted debe apegarse a un solo suplemento en lugar de múltiples suplementos diferentes. Si su vitamina prenatal carece de algún ingrediente clave que usted necesita, en lugar de tomar otra marca en adición, trate de aumentar ciertos tipos de alimentos que usted come en su lugar para equilibrar sus requerimientos.

Hable con su médico

Ninguna cantidad de investigación en Internet puede sustituir los chequeos regulares con su proveedor de atención médica, ya sea una partera o una

.

Consumir una dieta equilibrada y saludable es fundamental para evitar enfermedades, mejorar la función mental, aumentar los niveles de energía y una gran cantidad de otros beneficios para la salud. Esto es especialmente importante para las mujeres antes y durante el embarazo. Sin embargo, para la mayoría de las mujeres embarazadas, incluso los mejores esfuerzos para mantener prácticas de alimentación saludables pueden no ser suficientes para asegurar que tanto la madre como el bebé reciban la cantidad diaria recomendada de ciertas vitaminas y minerales. En un esfuerzo por cerrar la brecha, muchos médicos incluyen las vitaminas prenatales como un componente de un plan nutricional completo. Pero ya sea que su médico le dé una lista de opciones opcionales o que usted se encuentre de pie en el pasillo del supermercado, saber cuál tomar puede ser una opción desalentadora. Las necesidades individuales específicas pueden ayudarle a decidir qué vitamina prenatal le dará el mayor beneficio, al mismo tiempo que evita perder su tiempo y dinero en el suplemento equivocado.

 

Deja un comentario