Seguridad alimentaria y saneamiento para la cocina casera

Dirigir una casa puede ser una hazaña agotadora. Cuando se trata de preparar la comida, lo más importante que tenemos en cuenta es el bienestar de nuestra familia. La salud, la seguridad y… el valor nutricional están en lo más alto de la lista, seguidos por el sabor y la estética. Con tanta información disponible al alcance de la mano, es difícil saber realmente si estamos sacando el máximo provecho de nuestros alimentos.

La FDA y HACCP han establecido un riguroso proceso de inspección y normas de alta calidad para asegurar que la propagación de enfermedades que causan contaminación se mantenga al mínimo. El HACCP es responsable del control de calidad en cada etapa del viaje de los alimentos desde la tierra hasta su mesa. Realizan un análisis de seguridad alimentaria para riesgos biológicos, químicos y físicos.

Hay pasos adicionales que usted puede tomar en casa para asegurar aún más la salud de su familia. Prestar mucha atención a las noticias sobre brotes de virus o retiros de alimentos es uno de los métodos más útiles que puede utilizar. Esto le ayuda a mantenerse bien informado por la gente de su comunidad circundante para saber qué alimentos debe buscar durante su próxima visita a la tienda de comestibles.

Dónde está Bacteria y Qué es

Las bacterias están en todas partes, desde el aire hasta nuestra comida. No todas las bacterias son malas y algunas pueden ayudar a reforzar el sistema inmunológico. Es importante saber y entender cómo cosas como los probióticos y los antibióticos afectan al cuerpo y a nuestra salud en general. Los probióticos se encuentran en cosas como el yogur y el queso.

Son cultivos vivos activos que ayudan a una digestión saludable. Por otro lado, tienes antibióticos. Estos han llegado a tener una mala reputación, aunque es cierto que a menudo pueden causar muchas complicaciones, pueden proporcionar algunos factores realmente beneficiosos durante una infección. Sin embargo, no es ideal que estos anticuerpos contaminen nuestro suministro de carne.

La exposición constante a ellos puede disminuir su efectividad cuando nuestros cuerpos sufren de cosas como estreptococos en la garganta e infecciones del oído. Para los niños estas son enfermedades comunes, por lo que es importante entender el equilibrio natural y las contradicciones de estos microorganismos.

Medio ambiente y contaminación cruzada

El medio ambiente desempeña un papel fundamental en la calidad y la seguridad de los alimentos. Desde el embalaje y la distribución hasta el almacenamiento y la preparación, hay muchos contaminantes posibles. Las bacterias crecen rápidamente en climas cálidos húmedos y en superficies sucias. La contaminación cruzada es la causa número uno de las enfermedades transmitidas por los alimentos.

 

Esto sucede cuando cosas como los utensilios de cocina no se lavan entre un uso y otro en una cocina. Por ejemplo, usar el mismo cuchillo para cortar el pollo que para las verduras en un ejemplo de contaminación cruzada. Otro posible contaminante puede ser la limpieza de productos químicos que no han sido lavados adecuadamente entre usos. Otro hecho importante a considerar es que una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria es la contaminación cruzada.

Contrariamente a la creencia popular, la intoxicación alimentaria no es lo mismo que la contaminación cruzada. Aunque uno puede causar el otro, es posible contaminar los alimentos sin causar una enfermedad. Algunos virus bien conocidos causados por el cuidado inadecuado de los alimentos son Salmonella, Listeria y E. coli, que pueden vivir en superficies duras hasta por 24 horas. Las causas de estos virus se encuentran más comúnmente en carnes crudas y aves de corral y algunas veces también se pueden encontrar en vegetales.

Higiene y saneamiento

Es importante lavar todas las superficies de la cocina entre uso para evitar el crecimiento de gérmenes y la propagación de bacterias. Lavarse las manos antes y después de preparar los alimentos es también uno de los métodos más eficaces para eliminar las bacterias.

La ley exige que todos los empleados, médicos y personal de cocina se laven las manos regularmente para asegurar un cierto nivel de buena higiene y es una buena práctica para mantener en casa.

También es importante tomar medidas adicionales, como lavar los alimentos antes de prepararlos. Esto asegurará que los pesticidas y otros virus dañinos sean eliminados, eliminando así las posibilidades de que su familia se enferme.

Métodos de almacenamiento y refrigeración

Existen muchos métodos para prolongar la vida útil de los alimentos, asegurando que usted obtenga el máximo de sus nutrientes y que no contengan químicos o bacterias dañinas. Uno de los más importantes, como se mencionó anteriormente, es un ritual de lavado minucioso. El lavado frecuente de los utensilios también es un factor importante. Para pasos más profundos consideramos el verso del refrigerador el contador. Si bien hay patógenos inevitables en el aire que se encuentran en los alimentos, hay algunas frutas y verduras que está bien e incluso se sugiere dejar en el mostrador.

Mientras que a otros les puede ir mejor en el refrigerador, un factor determinante para ello es un gas conocido como etileno. Es una hormona en las plantas que puede causar una maduración rápida y puede hacer que los alimentos se vuelvan malos. Los alimentos que tienen una fuerte reacción química a este gas son más a menudo frutas y verduras. Los alimentos como los plátanos y las ciruelas tienen una alta concentración de etileno y se recomienda almacenarlos a temperatura ambiente. Se recomienda guardar los aguacates y los kiwis a temperatura ambiente y luego llevarlos a la nevera después de 5-7 días.

Los alimentos como los melones y las cebollas que pueden almacenarse durante períodos más largos son muy sensibles al etileno y la exposición extrema puede hacer que estos alimentos se estropeen más rápidamente que su vida útil sugerida. Los alimentos que se recomienda almacenar en la nevera y que son sensibles a este gas son las zanahorias, el apio, las hierbas, las berenjenas y los espárragos. La carne, el pescado, las aves y los huevos son a menudo los más preocupantes cuando pensamos en la facilidad con la que nos podemos enfermar con nuestros alimentos. Almacenar estos alimentos en una sección separada de las demás puede prevenir la propagación y el crecimiento de bacterias. El almacenamiento de las sobras puede ser un poco complicado porque las bacterias pueden reintroducirse en los alimentos a ciertas temperaturas.

Una medida preventiva sólida es almacenar las sobras en un recipiente poco profundo para asegurar un enfriamiento rápido. Los alimentos deben colocarse en la nevera dentro de las dos horas siguientes a la sesión y deben almacenarse a 40 grados o menos. Esto evitará el crecimiento de bacterias. Cuando se recalienta el alimento, su temperatura interna debe alcanzar alrededor de 165 grados Fahrenheit.

Cómo el crecimiento de los gérmenes es exitoso

A gran escala, la contaminación puede comenzar con el equipo utilizado durante el envasado. A continuación, se pone en los camiones se envía a diferentes tiendas en todo el país. Se somete a una serie de inspecciones y pruebas para garantizar que no haya epidemia o brote de virus. Desafortunadamente, tomar estas precauciones no garantiza que nunca habrá una causa de intoxicación alimentaria.

Las bacterias crecen en climas cálidos y húmedos, por lo que las esponjas y los trapos de cocina son como pequeñas placas de petri en su cocina. Son caldos de cultivo para que los virus crezcan y prosperen. El lavado y la reparación frecuente de estos artículos ayudará a minimizar las bacterias que usted está volviendo a aplicar en sus manos y platos. Una alternativa a esto podrían ser las toallas de papel. Son menos respetuosos con el medio ambiente, así que tenga en cuenta la importancia de las toallas reciclables.

Congelación de alimentos

 

La congelación repentina es algo grande en estos días. Los estudios muestran que ciertos alimentos como las espinacas son mejores cuando se congelan. Retienen más nutrientes y sabor. Sin embargo, la congelación de los alimentos no contribuye en nada a la seguridad de los mismos. Si fue contaminado antes de ser congelado, también se descongelará de esa manera. Aunque el calor extremo puede matar a los microbios, el frío extremo no tiene la capacidad de matar a las bacterias, sólo para ponerlas a dormir, por así decirlo.

Nuestros cuerpos son nuestras posesiones más importantes y nuestros hijos dependen de nosotros para tomar las mejores decisiones para nuestras familias. Enfermarse es difícil para cualquiera, pero ver a nuestros bebés sufrir es el peor sentimiento que un padre puede soportar. Tomar medidas de precaución simples mientras nos mantenemos activos y educados es la tarea más importante que nosotros, como padres, asumimos en nuestro papel de amas de casa y líderes de nuestras casas.

Deja un comentario